28/10/2018 - 

“¿Cuándo se come aquí?”, disco del grupo Siniestro Total publicado en el año 1982 y cuyo título y letras surrealistas pueden definir palmariamente la incoherencia de la profesionalización de las Fuerzas Armadas, iniciada a finales de la década de los ochenta del siglo pasado. Una reforma, como casi toda la normativa que propició su desarrollo, realizada con una fuerte carga de complejos y, además, con un enorme grado de desconsideración hacia una buena parte de los militares, especialmente los suboficiales; sustentada en leyes y reglamentos manifiestamente mejorables que, además, sembraron de arbitrariedad e inseguridad jurídica las supuestamente renovadas Fuerzas Armadas. Aunque si nos atenemos a lo dicho en los prólogos de esas nuevas leyes de personal o a las arengas que precedieron a sus respectivas entradas en vigor, los militares deberíamos tener hoy, treinta años después de la derogación de la normativa que regulaba separadamente el régimen del personal de los Ejércitos y la Armada, una carrera, un reconocimiento profesional y unas retribuciones que tendrían que ser la envidia de todos los empleados públicos. Sin embargo, la cruda realidad relatada en los informes1 y artículos2 que hemos venido publicando durante estos últimos años y en los propios boletines oficiales del Estado, refleja un panorama muy distinto y desalentador, por la injusta aplicación de una doble vara para medir nuestro valor humano y profesional en relación con el de otros servidores públicos.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar