12/10/2018 - Un nuevo 12 de Octubre en que España celebra su Fiesta Nacional con un desfile militar. Para cualquier espectador o asistente, que el principal acto popular de la Fiesta Nacional sea protagonizado por las Fuerzas Armadas debería significar el aprecio de España por los hombres y mujeres que dedican su vida a la milicia. Literalmente. Hace apenas dos días falleció un comandante en acto de servicio por heridas ocasionadas en un ejercicio con fuego real –a cuya familia expresamos nuestras condolencias-. Unos profesionales a quienes se acude en la desgracia, en ocasiones cuando no hay nadie más a quien acudir, y que dedican sus esfuerzos a combatir los efectos de las catástrofes de cualquier tipo: el pasado invierno socorriendo conductores atrapados por la nieve en las autopistas, combatiendo incendios o quitando el barro o los escombros tras terremotos o inundaciones, sea en Lorca o en Mallorca. Todo ello cuando no se encuentran cumpliendo con una arriesgada tarea en lejanas y ásperas Zonas de Operaciones, para garantizar la paz y la seguridad.

Llega el 12 de octubre y todo son parabienes, buenas palabras que se quedan en eso, en palabras: “Sois los mejores”, “Lo mejor de los ejércitos es la calidad de su personal”, “Siempre estáis ahí”… El problema de las palabras que se quedan en palabras es que se convierten en palabras huecas, en palabrería fácil y engañosa.

26/09/2018 - 

La Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas ve un agravio humillante en que el Ministerio de Hacienda distribuya sin problemas cada día partidas presupuestarias a colectivos que ya cuentan con buenas condiciones de trabajo, la última esos 150 millones de euros dirigidos a los Mossos d’Esquadra, mientras que las condiciones de los cuarteles sufren importantes deficiencias -contrastadas por la propia Ministra de Defensa- y se ignora la grave situación de las retribuciones de los militares, denunciadas por el propio Congreso de los Diputados que ha instado al gobierno a poner solución.

Para esta asociación no es creíble que la ministra Montero, como primer paso, ni siquiera encuentre 13,8 millones de euros para evitar la segunda pérdida retributiva que sufre el personal en reserva por el mero hecho de cumplir 63 años. Problema que hace ya varios años se resolvió con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

05/07/2018 - 

La Ley 6/2018, de 3 de julio, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2018 modifica la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar abriendo la reserva de plazas de ingreso como personal laboral del ministerio a los militares de complemento. También cambia la Ley 8/2006, de 24 de abril, de tropa y marinería, extendiendo la citada reserva a los reservistas de especial disponibilidad.

La Ley de presupuestos habilita a las Administraciones Públicas para convocar, sin que computen a efectos de tasa de reposición, plazas de personal fijo que se dirijan de forma exclusiva a militares profesionales de tropa y marinería que se encuentren en los últimos diez años de su compromiso de larga duración y para los reservistas de especial disponibilidad siempre y cuando vayan destinadas a aquellos ámbitos que presenten especiales dificultades de cobertura. Por otro lado, permite la posible contratación de los reservistas de especial disponibilidad en sociedades mercantiles públicas, entidades públicas empresariales, fundaciones y consorcios del sector público.

31/05/2018 -

Se prorroga el plazo otorgado a la Subcomisión para el estudio del régimen profesional de los militares de tropa y marinería de las Fuerzas Armadas, hasta el 30 de septiembre de 2018, para la conclusión de sus trabajos.

22/05/2018 -

La Sentencia de 26 de abril de 2018 del Tribunal Supremo, declara la nulidad del Real Decreto 641/2016, de 9 de diciembre, por el que se modifica el Reglamento General de la Seguridad Social de las Fuerzas Armadas, aprobado por el Real Decreto 1726/2007, de 21 de diciembre.

El Real Decreto 641/2016, de 9 de diciembre, recogía el acuerdo del Pleno del Consejo de Personal, de fecha 24 de marzo de 2015, -producto de una propuesta de ASFASPRO- de incluir a un representante de las asociaciones profesionales de miembros de las Fuerzas Armadas con representación en el Consejo de Personal en la Junta de Gobierno del ISFAS. Tras su anulación este representante desaparece, volviendo a la situación anterior.

07/05/2018 - 

 

Resolución 452/38082/2018, de 23 de abril, de la Subsecretaría, por la que se convocan procesos de selección para el ingreso en los centros docentes militares de formación, mediante las formas de ingreso directo y promoción, para la incorporación como militar de carrera a los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas.

 
Se amplia el plazo hasta el 11 de mayo de 2018 (inclusive): 

02/05/2018 -

Asistimos un año más a la conmemoración de un levantamiento que ha sido pintado con los tintes de David contra Goliat. El protagonismo casi absoluto es del pueblo, aunque los nombres de los héroes son de tres oficiales, los capitanes de Artillería Daoíz y Velarde y el teniente de Infantería Ruíz. Oficiales en sus primeros empleos, que no tienen unidades a sus órdenes. En palabras del Teniente General Cassinello1 a propósito de la situación militar en los albores de la Guerra de la Independencia, “Al Ejército regular le corresponde el papel más deslucido del conjunto. Mal armado, escasamente instruido y encuadrado, con mandos que se suceden apresuradamente en su dirección, apenas disciplinado, carente de vestuario, comida y pagas…”. Aunque a continuación el general habla de la permanencia de la voluntad de vencer, lo cierto es que nos describe un ejército del que los gobernantes de 1808 se preocupaban poco. Muy poco.

Pese a tratarse de un momento muy heroico, nadie en sus cabales quisiera pasar por una situación así. Desde el punto de los profesionales de la milicia se considera que para cumplir con su misión un ejército debe contar con armamento y material funcional y con personal bien instruido y con la moral alta. Es decir, con personal que note la preocupación de la sociedad a la que sirve y por la que llegado el caso tiene que entregar la vida. Y esto no se reduce solamente a buenas palabras y a esporádicas palmadas en la espalda. Este personal necesita ver que, tanto durante el servicio activo como en el momento en que pase a la situación de reserva, la sociedad muestra su respeto y su preocupación por ellos y por sus familias.

02/04/2018 -

Hace un par de meses, Enmanuel Macron, presidente de Francia, anunció su intención de reactivar el servicio militar obligatorio, en la misma línea que otras naciones occidentales, lo que provocó que en nuestro país se iniciase un breve debate sobre la “mili”, tan odiada por unos,  añorada por otros y siempre sometida a la subjetividad o al rechazo de una buena parte de la sociedad que todavía no ha superado los traumas de su pasado y que tiene demasiados complejos sobre todo lo relacionado con la defensa nacional. Sin embargo, ante los muchos e imprecisos comentarios vertidos sobre este tema, es necesario recordar que en España la prestación del servicio militar obligatorio se encuentra suspendida, que no suprimida, desde el 31 de diciembre de 20011 y que nuestras Fuerzas Armadas son, a día de hoy, tan profesionales como los bomberos, los policías o los guardias civiles, por poner tres ejemplos de empleados públicos a los que nadie discute que deban percibir unas justas retribuciones o tener un régimen de personal que compense la singularidad de su profesión.

28/03/2018 -

La Comisión de Defensa del Congreso ha publicado recientemente1 su Dictamen en relación con el Informe anual de 2016 del Observatorio de la Vida Militar. En el texto se incluyen frases que en cualquier otro colectivo harían sonar alarmas y reacciones urgentes, pero en el ámbito de defensa se acostumbra a que el personal enmudezca y se resigne; se supone que eso es lo militar, cuando lo militar resulta ser exponer la realidad sin paños calientes. No se ganan las batallas ocultando la realidad, precisamente. Estas frases de alerta son, por orden de aparición en el dictamen:

05/03/2018 - 

A pesar de que esta asociación lleva años denunciando el grave envejecimiento de los suboficiales, resulta sorprendente la tibieza de las acciones emprendidas por los sucesivos gobiernos y la poca importancia que le han dado a este problema los grupos parlamentarios que integran las comisiones de Defensa del Congreso y el Senado, proponiendo, en determinadas ocasiones, medidas que en poco o nada contribuyen a solucionar esta peligrosa situación, que no solo afecta a los suboficiales.

Sin embargo, para otros colectivos sí que se considera muy necesario su rejuvenecimiento, como, por ejemplo, los policías locales, que cuentan con la unanimidad de todos los grupos políticos y del Gobierno para adelantar su jubilación anticipada a los 59 años de edad.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.