Suboficiales viejos

05/03/2018 - 

A pesar de que esta asociación lleva años denunciando el grave envejecimiento de los suboficiales, resulta sorprendente la tibieza de las acciones emprendidas por los sucesivos gobiernos y la poca importancia que le han dado a este problema los grupos parlamentarios que integran las comisiones de Defensa del Congreso y el Senado, proponiendo, en determinadas ocasiones, medidas que en poco o nada contribuyen a solucionar esta peligrosa situación, que no solo afecta a los suboficiales.

Sin embargo, para otros colectivos sí que se considera muy necesario su rejuvenecimiento, como, por ejemplo, los policías locales, que cuentan con la unanimidad de todos los grupos políticos y del Gobierno para adelantar su jubilación anticipada a los 59 años de edad.

Pero al mismo tiempo, la cruda realidad de las Escalas de Suboficiales es que tan solo 20 miembros tienen menos de 24 años y el 70,85% tienen o son mayores de 40 años. Además, el porcentaje de “cincuentones” llega al 36,73%.

 

Imagen suboficiales viejos

 

El envejecimiento que sufren estas escalas está provocado principalmente por el aumento en 5 años de la edad de pase a la reserva operado por la Ley de la carrera militar, fijándola con carácter general en 61 años. Además, la ley limitó a un escaso e insuficiente periodo transitorio el pase voluntario a esta situación a los 58 años y con más de 33 años de servicios. Esta edad es la que tiene establecida la Guardia Civil para el pase a la reserva de sus suboficiales.

La reserva, tal y como dice la repetida Ley de la carrera militar, constituye un mecanismo esencial para configurar, de acuerdo con los criterios de planeamiento, una pirámide de efectivos por empleos y disponer en todos de personal con las edades adecuadas para el ejercicio profesional en las Fuerzas Armadas.

El Ministerio de Defensa ha intentado paliar la situación con poco éxito. Así, ha ofertado plazas para el ingreso directo1 a las Escalas de Suboficiales y también algunas solicitando titulación previa2. La promoción interna a las Escalas de Oficiales establecida para los suboficiales es prácticamente inexistente3, ya que no se valora de forma efectiva la experiencia profesional y la formación previa. La alternativa del pase a la Administración civil ha quedado prácticamente en una vía muerta, porque el suboficial pasa a desempeñar puestos de trabajo de nivel muy inferior, con la correspondiente pérdida en complementos retributivos. En este aspecto, la obtención de una titulación de grado universitario a lo largo de la carrera del suboficial, que ya poseen los subinspectores de la policía, sigue siendo tarea pendiente del Gobierno. Mejores consecuencias han tenido los cupos de reserva autorizados en el Ejército de Tierra, que han enmendado sus números en comparación con la Armada y el Ejército del Aire, teniendo estos últimos un mayor envejecimiento.

Es constante la preocupación del militar por desempeñar sus cometidos en todas las circunstancias y situaciones con unas condiciones psicofísicas convenientes, pero la edad y sus secuelas, se quiera o no, limitan el ejercicio profesional en puestos operativos.


1 La edad de ingreso directo sin titulación previa: 18 a 20 años. Con 21 años ya no pueden presentarse.

2 En el caso del ingreso con determinadas titulaciones de grado universitario o de técnico superior la enseñanza de formación se reduce a un curso escolar.

En los últimos ocho años (2010-2017) la media de promoción anual no llega a 30 suboficiales, de un colectivo de 28.000 efectivos.