Fuente: www.lamoncloa.gob.es Fuente: www.lamoncloa.gob.es

La culpa no es de Montoro

09/10/2017 -

Los militares asistimos, con cierta perplejidad y una vez más, al baile de cinismo y demagogia con en el que políticos, autoridades, instituciones y medios de comunicación parecen estar descubriendo, ahora, las significativas diferencias salariales entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad dependientes del Gobierno de la Nación con los de algunas Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales.

Como suele ser habitual, no han sido los exhaustivos informes o las quejas de los representantes de sindicatos y asociaciones profesionales de la Policía y la Guardia Civil los que han producido el grado de sensibilización actual, sino las tensiones territoriales y la quiebra del Estado de Derecho que se está produciendo en Cataluña los que han puesto el foco de atención en el agravio injustificable que vienen sufriendo nuestros compañeros, vilmente insultados y maltratados por una pequeña parte de la sociedad civil a la que defienden siempre con profesionalidad y eficacia probada, a pesar de los intentos maniqueos para desprestigiarles ante la opinión pública. Pero, por otro lado, ya que todos eran conocedores de la situación, surge la pregunta: ¿qué hicieron los diferentes gobiernos o los grupos políticos para remediarla? Absolutamente nada, solo palabras, promesas y dejar correr el tiempo. Finalmente, la realidad le saca los colores a más de uno evidenciando la injusticia y la arbitrariedad.

Pero, de igual manera o incluso peor, estamos siendo tratados los miembros de las Fuerzas Armadas, porque nuestras retribuciones están a la cola de todos los empleados públicos y no hay ni el más mínimo indicio de que la señora ministra o el subsecretario de Defensa muevan un solo dedo para interceder por los intereses profesionales y económicos de sus administrados. Como ha quedado demostrado tras la celebración del último pleno del Consejo de Personal, las prioridades del Ministerio de Defensa están muy alejadas de las demandas y necesidades de sus militares, que obtienen como respuesta el silencio, la intransigencia, el inmovilismo y la sinrazón. Sería triste y mezquino tener que esperar a que asome la fatalidad para poder obtener el reconocimiento que se nos niega.

Por tanto, como bien dice el título del artículo, la culpa de la situación de abandono y falta de reconocimiento de los miembros de la Policía, Guardia Civil y Fuerzas Armadas no es solo del señor Montoro, como se suele afirmar, sino de todos los que pudieron y no quisieron y de todos los que pueden y no quieren; de todos los que utilizan la demagogia y el oportunismo para sacar rédito político efectuando meros brindis al sol y, finalmente, de aquellos que nos desprecian.

ASFASPRO

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar