El NH90 ya es el ‘Caimán’ del Ejército de Tierra

13/09/2016 - Estrella Digital -

El Ejército de Tierra ya tiene en el aire el deseado helicóptero NH90 –HT-19 ‘Caimán’, en la terminología militar–, un aparato para el transporte táctico, de pertrechos y tropas, de última generación producido por Airbus Helicopters. Las Fuerzas Aeromóviles del Ejército (FAMET) han recibido dos aparatos, de los cuatro o cinco que llegarán este 2016. Se trata de un programa de armas que se inició en 2005, con José Bono como ministro, que ha temido grandes dificultades hasta que se ha visto en el aire.

El jefe del programa del Ejército, el coronel Valeriano Díaz Vega, subrayaba que “en 2007 poníamos el primer ladrillo de Eurocopter (su factoría de Albacete) y hoy ya los tenemos aquí”. Y no es para menos la mirada nostálgica del oficial, ya que se ha tratado de un programa con enormes complicaciones, sobre todo financieras.

El NH90 no solo venía a reemplazar la flota de helicópteros tácticos de las Fuerzas Armadas –la situación de los Súperpuma del servicio de rescate aéreo es terrorífica, por ejemplo–, sino que se trataba de tener un único modelo en uso para los tres ejércitos, Tierra, Armada y Aire y que éste se fabricara en España. La factoría de Albacete de Airbus Helicopters –entonces Eurocopter, de la multinacional EADS– pasaba por este contrato de 1.600 millones de euros y por el ambicioso programa de helicópteros de ataque ‘tigre’.

Este contrato, firmado en tiempos de bonanza y con Bono de ministro del ramo, fue severamente revisado con la llegada del PP al poder y la auditoría que el ministro Pedro Morenés hizo a los llamados PEAS (Programas Especiales de Armamento). Se supo que el contrato para 45 aparatos, una cifra muy generosa, no contaba con el precio del equipamiento embarcado ni los equipos de misión. O sea, que el NH90 equipado para misiones tácticas iba a ser mucho más caro. Realmente la intención del equipo de José Bono era ampliar posteriormente el contrato, con el supuesto de que no iba a haber una crisis de las terribles características de las que hemos sufrido. Morenés y su secretario de Estado, Pedro Argüelles, lo dejaron en la más realista cifra de 22 aparatos, 16 para el Ejército de Tierra y 6 para el del Aire. Porque a las pegas se añadía que la Armada no está nada convencida de que el NH90 vaya a ser su helicóptero, dado el poco desarrollo de la versión navalizada de este helicóptero.

Además de todo esto, el Ejército de Tierra hizo sus especificaciones que mejoraban en NH90 original, como unos motores General Electric de mejor rendimiento. Algo parecido a lo que se hizo con el helicóptero de ataque ‘tigre’, cuya versión HAD (ataque y destrucción), que ahora requieren los ejércitos de otros países interesados en este modelo.

El caso es que en la mañana en que el otoño llegaba a Madrid los dos NH90, o ‘caimanes’, lucían espléndidos en la pista de la Base de las FAMET en Colmenar Viejo (Madrid). Los dos aparatos están destinados al Batallón de Helicópteros de Maniobra (BHELMA III) de Agoncillo (La Rioja), donde van a sustituir a los legendarios HU10 'Iroquiose', el modelo que saltó a la fama en la Guerra de Vietnam, allá por los años 60 del siglo pasado. A La Rioja irán los cinco que serán entregados “como tarde en enero”, según aseguró el general jefe de la FAMET, Fernando García Blázquez. A partir de 2017 Airbus Helicopter transferirá en orden a tres aparatos al año. Antes de la crisis la previsión era que fueran seis anuales, ya se ve el estrago que ésta ha hecho en los gastos militares españoles.

 

helicópteroNH90

 

Todos los NH90 comprometidos estarán en servicio para 2023. Sin embargo, como la milicia es planificación ante todo, el reto que afronta el Ejército de Tierra es que una patrulla de NH90 esté preparada para ser desplegada un año entero en una operación exterior ya en 2018.

El comandante González Valdivieso, un enjuto piloto que ya está adiestrado en el manejo de este gran helicóptero, explica que se trata de un salto exponencial e las cuestiones de pilotaje y capacidades, “aunque haremos la misma misión”. Algunos sistemas redundantes hasta cuatro veces, integración digital de todos los sistemas de navegación, equipos de comunicación de vanguardia, proyección de datos a la pantalla del casco del piloto, “todo son facilidades para el pilotaje”, explicaba el general García Blázquez. Facilidad que supone que el helicóptero haga maniobras en automático mientras los pilotos pueden ocuparse de otros asuntos de la misión.

Maniobras que vistas desde el suelo parecen fáciles, pero que no lo son en un aparato que mide casi 20 metros de largo y puede pesar cargado más de 10 toneladas. Puede llevar dentro hasta a 22 personas, sin contar a los tres de la tripulación, o bien 2,5 toneladas de carga, o bien transportar enganchadas 4 toneladas (un vehículo, o un cañón…). La potencia de los rotores se hacía sentir la nubosa mañana cuando el aparato hizo una pasada rasante por la pista del Cuartel General de las FAMET y casi tumba con la fuerza del viento que levantaba a la concurrencia.

A día de hoy hay unos 300 aparatos como éste volando por todo el mundo, con un rendimiento notable, ya que se considera el helicóptero táctico más avanzadodel momento. Tan avanzado que ha sido capaz de sortear viejas rémoras y supersticiones. El Ejército de Tierra ha sido tan valiente que no ha tenido empacho en hacer su volar por primera vez a su deseado helicóptero un martes y 13.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar