Platón, la caverna y la enseñanza militar mde.es

Platón, la caverna y la enseñanza militar

09/05/2016 -

El Ministerio de Defensa ha difundido una publicación (FAS españolas. La profesión militar)(1) en la que publicita y vende un sistema de enseñanza militar ideal y perfecto: “La enseñanza militar es un sistema unitario, integrado en el sistema educativo general […] garantiza la continuidad del proceso educativo del alumnado”. Ahora bien, en nuestro mundo real solo atisbamos a ver algunas sombras de lo que este texto vende, pero nada más. Sorpresivamente nos encontramos con que la enseñanza militar se ha convertido en un buen ejemplo, para los estudiantes de filosofía, del mito platónico de la caverna adaptado al siglo XXI: un supuesto mundo ideal, perfecto e inalcanzable, del que sólo se visualizan las sombras proyectadas en la caverna mundana. En definitiva, un engaño.

A lo largo del texto se insiste en mostrar la enseñanza militar como unitaria e integrada en el sistema educativo general, caracterizándola como formación integral y enseñanza global. Nada más alejado de la realidad.

No puede ser considerada unitaria porque no es un conjunto que tenga sentido por sí, lo cual exigiría estar formado por unos elementos internos cohesionados e integrados unos con otros. No es así. La formación de los oficiales no tiene nada que ver con la de los suboficiales ni con la de la tropa, son compartimentos estancos que no están relacionados entre sí. Si fuera una enseñanza unitaria los estudios para ser oficial serían la continuación natural a los estudios para ser suboficial, y pertenecerían a la misma rama de conocimiento académico:

-          Si fuera así, todas las titulaciones de Técnico Superior que se estudian en las Academias de Suboficiales tendrían un reconocimiento de créditos para cursar los Grados Universitarios que se estudian en las Academias de Oficiales, pero no lo tienen.

-          Si fuera así, los años de experiencia profesional del suboficial tendrían un reconocimiento de créditos para cursar los Grados Universitarios que se estudian en las Academias de Oficiales, tal y como se reconoce en la ordenación de las enseñanzas universitarias(2) dentro del Espacio Europeo de Educación Superior, pero no lo tienen.

La lectura que se puede hacer de esta situación es que la enseñanza militar de oficiales se ha diseñado no para favorecer la promoción interna (para eso debería contar de alguna manera la formación y la experiencia de los suboficiales, escalón anterior al de oficiales) sino precisamente para cortar la promoción de los suboficiales a oficial. ¿Dónde está la garantía de la continuidad del proceso educativo del alumno? En ningún lado. Es más, podría afirmarse que la enseñanza militar se ha diseñado contra los suboficiales. Una carrera de obstáculos para evitar que los suboficiales puedan realizar en condiciones normales la promoción interna que tanto publicita el ministerio.

El resultado es que en el cuadro de la página 22 de dicha publicación, que da a entender que se promociona fácilmente de una escala a otra, habría que sustituir las flechas por tapias, pues cada vez que se pretende pasar de escala es prácticamente como comenzar de cero. Muy bonito cuadro pero completamente fantástico.

enseñanza militar

Y, ¿qué decir de la fe de erratas? Pues que va más allá de unos simples errores de transcripción, unas palabras mal puestas, y hace que el texto se convierta en un mar de dudas para el destinatario. Definitivamente, no aclara la realidad de la enseñanza militar, nos quedamos en las sombras, sin atisbar el platónico mundo de las ideas.


(1) http://www.ieee.es/Galerias/fichero/espacio_docente/FAS_ProfesionMIlitar_2016.pdf

(2) Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales. http://boe.es/buscar/pdf/2007/BOE-A-2007-18770-consolidado.pdf

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar