Defensa asciende a una treintena de militares heridos forzados a dejar las Fuerzas Armadas.

Se trata de ascensos honoríficos que hasta ahora sólo se habían concedido a militares fallecidos en combate.

Los 28 ascensos aprobados este viernes en el Consejo de Ministros afectan a militares heridos en Afganistán, Irak y también en atentados terroristas en territorio español. Los ascensos, concedidos a sólo a heridos que han tenido que abandonar las Fuerzas Armadas, son honoríficos por lo que no conllevarán compensaciones económicas.

Si fueron heridos como capitán el ascenso es a comandante. Si lo fueron siendo comandante, a teniente coronel. Estos ascensos honoríficos (recogidos en la Ley de la Carrera Militar) sólo se habían venido produciendo a título póstumo. Ahora por primera vez el Ministerio de Defensa los concede también a heridos que hayan tenido que abandonar las Fuerzas Armadas por la gravedad de las heridas sufridas.

Sin embargo, según el Ministerio de Defensa, estos ascensos no se concederán automáticamente sino que requerirán un estudio "caso a caso" para valorar si concurren las circunstancias necesarias: haber sido herido en misiones internacionales, en atentado terrorista, o en ejercicios en territorio nacional.

Heridos en Afganistán e Irak

Entre los 28 ascensos honoríficos aprobados hoy en el Consejo de Ministros se encuentran cuatro militares heridos en ataques insurgentes en Afganistan e Irak: Sergio del Cristo Santisteban, que fue herido en un atentado en Diwaniya el 26 de febrero de 2004 al explosionar un artefacto al paso de su patrulla ; Gonzalo Miguélez y Antonio Cures heridos en atentado terrorista en Afganistán el 9 de noviembre de 2008 con la explosión de un vehículo suicida lanzado contra el BMR en el que patrullaban; y Agustín Gras y Jenyfer García, heridos en Afganistán el 18 junio de 2011 en la explosión de un artefacto explosivo al paso de un vehículo Lince en el que viajaban.

La aguja contaminada en el hospital de campaña

La capitán R.M.F. que ha sido ascendida a comandante no resultó herida en atentado ni por un ataque insurgente. El 18 de Diciembre de 2007, estando destinada en Afganistán la capitán estaba atendiendo de urgencia a un civil herido en atentado terrorista cuando sufrió un pinchazo accidental con una aguja contaminada en el hospital de campaña español Role 2 de Herat. El pinchazo desembocó en una enfermedad vírica que ha sido calificada por defensa de "nulas posibilidades de recuperación". La capitán pasó a retiro como consecuencia de acto de servicio el 11 de enero de 2011 tras batallar por que Defensa reconociese que su enfermedad era una "herida en acto de servicio". La hoy comandante...lo consiguió.

 

Fuente: Cadena Ser

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar