La reserva, ¿un mecanismo eficaz para asegurar la efectividad de las Fuerzas Armadas?

La reserva. Supone el abandono del servicio activo años antes de la edad en la que corresponde pasar a retiro con disminución de retribuciones.

Constituye un mecanismo esencial para configurar, de acuerdo con los criterios de planeamiento de la defensa, una pirámide de efectivos por empleos, y disponer en todos de personal con las edades adecuadas para el ejercicio profesional. Por tanto, debe garantizar la adecuada aptitud psicofísica del militar mientras permanezca en activo, con el fin de asegurar la eficacia de las Fuerzas Armadas.

La Ley de la carrera militar fija la edad general de pase a la reserva en 61 años para los oficiales y suboficiales y 58 para la tropa y marinería. Además, los oficiales generales y los empleos superiores de cada escala, tienen señalado el pase en función de los tiempos de permanencia en ellos.

¿Cómo se configura la reserva o situación similar en el entorno cercano? Mientras que los suboficiales de la Guardia Civil pasan a los 58 años, los subinspectores de la Policía Nacional, con estricto respeto a los afectados por cada uno de los sucesivos cambios legislativos,  finalmente lo harán a los 60 años. Inexplicablemente,  los suboficiales de las Fuerzas Armadas tienen la edad más elevada.

Pase a la reserva

Los datos de edades de las escalas de suboficiales, con más de 28.000 integrantes en activo, permiten reflexionar sobre si la edad de reserva está realmente proporcionada para configurar una pirámide de efectivos adecuada.

suboficiales

suboficiales fas

El 35,9% de los suboficiales tienen o son mayores de 50 años frente al 4,2% que son menores de 30 años.

La Ley de la carrera militar, aumentó con carácter general la edad de pase a la reserva de 56 a 61 años, un aumento de nada menos que cinco años. Actualmente la ley establece, transitoriamente[1], el pase voluntario con 33 años de servicio y 58 años de edad para aquellos suboficiales y determinados oficiales que ingresaron en las Fuerzas Armadas antes del 30 de junio de 1984, eliminando tal posibilidad para el resto, que deberá pasar a la reserva a los 61 años.

El proyecto de ley[2] por la que se modifica la ley de la carrera ampliará en tan solo dos años este régimen transitorio, medida insuficiente que afectará a las expectativas de carrera, se seguirán retrasando ascensos y reduciendo las plazas de promoción interna, y sobre todo continuará el envejecimiento de las Fuerzas Armadas.

Si el Congreso de los Diputados está considerando[3] que un Policía Municipal o Autonómico no puede ni debe patrullar por las calles de una ciudad con 60 años de edad, ¿es entonces lógico que un militar pueda hacerlo con esos 60 o más años de edad en Afganistán, Mali o cualquier otro escenario bélico?

No es posible obviar que se trata de un pase voluntario con pérdida retributiva que el Gobierno ha aprobado para la Guardia Civil[4], tramita para la Policía Nacional[5] pero, incomprensiblemente, quiere eliminar para las Fuerzas Armadas.

Reconocimiento de la singularidad militar también para los derechos.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar