¿Acaso la muerte de un militar va implícita en su sueldo?

04/04/2014 - Estrella Digital -

Más de quince días después de que un helicóptero ‘Super Puma’ del 802 escuadrón del Ejército del Aire se hundiera en aguas del Atlántico, el Ministerio de Defensa se reconoce incapaz de dar con los restos y ha contratado a una empresa privada, Phoenix International Holding, para que continúe la búsqueda. El ministro Morenés recibió a los familiares de los desaparecidos después de que las familias mostraran sus quejas por lo que consideraban la falta de actividad de rastreo de los desaparecidos. Sin embargo, el Ministerio no ha respondido a las preguntas de este diario sobre el estado de la búsqueda, por la cercanía al fin de semana.

El helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) español se estrelló el pasado 19 de marzo al norte de Fuerteventura mientras realizaba prácticas. Los hechos ocurrieron sobre las diez de la noche y en su interior tripulaban cinco militares, de los cuales, solo uno fue rescatado con vida, el sargento Ojeda. Desde ese trágico día, la búsqueda de los restos mortales de los cuatro compañeros ha sido infructuosa, a pesar de que varios aviones del Ejército del Aire no han cesado de buscarlos “desde el amanecer al ocaso”, como explica Defensa.

A bordo viajaban tres pilotos, el capitán Daniel Pena Valiño, la teniente Carmen Ortega Cortés y el teniente Sebastián Ruiz Galván; además de los mecanismos sargento Carlos Caramanzana Álarez y Johnander Ojeda Alemán. Un equipo experimentado que ya había realizado prácticas similares anteriormente, según fuentes gubernamentales.

Ante la imposibilidad de buscar con sus propios medios, el Ministerio de Defensa ha contratado este viernes una empresa especializada en búsqueda marina de aeronaves accidentadas con el objetivo de hallar el helicóptero siniestrado. Phoenix International Holding, la empresa en cuestión, dispone de varios sistemas de buceo, tanto tripulados como no tripulados, que rastrean hasta profundidades de 6.000 metros. La corporación cuenta con un largo historial en este tipo de labores, como el del vuelo 447 de Air France, que en junio de 2009 se estrelló en el Atlántico con 228 personas a bordo cuando se dirigían a París desde Río de Janeiro.

El pasado 23 de marzo, las embarcaciones de la Armada, Salvamento Marítimo, Guardia Civil, Servicio Aduanero y aeronaves del Ejército del Aire finalizaron, sin éxito, las operaciones de rescate y recuperación de restos. En esta segunda fase participaron aeronaves C-235 VIGMA (dos pertenecientes a la base de Gando y otro desplazado expresamente desde la Península). Hasta el momento, solo se han divisado pequeños restos del helicóptero, pero sin rastro de alguno de la tripulación.

Los familiares, angustiados sin noticias

Mientras tanto, los familiares de los desaparecidos esperan angustiados a recibir algún tipo de noticia de Defensa. Ante la falta de información sobre el asunto, la madre de uno de los cuatro militares ha denunciado que “no se están tomando las medidas” necesarias para agilizar la búsqueda y rescatar los cuerpos. A través de la plataforma online Change.org, la madre del capitán Pena Valiño hace pública una carta en la que critica por qué se busca la caja negra de los aviones siniestrados y no los cuerpos de los militares fallecidos. “¿Acaso la muerte de un militar va implícita en su sueldo?”, se pregunta Josefina.“Todos está en silencio y cuando pasen tres meses, se les dará por fallecidos. Una medalla y supere usted la vida como pueda”, afirma. Incluso se dirige a los medios de comunicación para alertar del mutismo que hay sobre el asunto, ya que la madre no se explica por qué no se informa sobre lo sucedido.

La carta, que ya ha superado las 130.000 firmas, va remitida al ministerio que dirige Pedro Morenés, el mismo que aseguró que los familiares "saben perfectamente lo que estamos haciendo, porque están informados al día por el mando aéreo de Canarias".

ESTRELLA DIGITAL ha intentado ponerse en contacto con los portavoces del Ministerio de Defensa y de la Base Aérea de Gando (Canarias) para conocer el estado de la búsqueda, pero estos han decidido retrasar la respuesta respuesta a la semana que viene, dada la cercanía al fin de semana.

Helicópteros de 30 años de antigüedad

El ‘Super Puma’ siniestrado pertenece al 802 Escuadrón de Fuerzas Aéreas, con sede en Gando, y depende del Mando Aéreo de Canarias (MACAN). Este helicóptero, de origen francés, es una versión mejorada del SA 330 Puma y presta servicio en España desde 1982. No se descarta que se produjera el accidente por un fallo técnico, aunque el aparato había pasado todas las inspecciones reglamentarias y estaba en perfectas condiciones de vuelo, como confirma Defensa.

El helicóptero tiene capacidad para 15 personas y, aunque cuenta con modernos sistemas de navegación y comunicaciones, se desconoce por qué se estrelló contra aguas canarias mientras realizaba labores rutinarias. A día de hoy, los cuatro militares continúan desaparecidos sin que las fuentes gubernamentales den más noticias al respecto. 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar