Adjudicaciones a precio y seguridad de suministro

13/03/2014 - infodefensa.com -

En los tiempos que corren la modernización de los sistemas en servicio y el apoyo a ciclo de vida de los mismos cobran una importancia especial. Las dificultades de renovación de sistemas teniendo en cuenta el escenario financiero actual, y el previsible a corto plazo, obligan a realizar un esfuerzo en esos dos ámbitos.

El apoyo al ciclo de vida está fuertemente ligado a las actividades de apoyo logístico que realizan las Fuerzas Armadas. Los créditos asignados para el sostenimiento han experimentado también una importante reducción que obliga a realizar una gestión lo más eficiente posible pero también de forma eficaz. Los Ejércitos deben considerar la eficiencia en la gestión para, no lo olvidemos, asegurar la eficacia en la acción.

En las actividades logísticas, en especial en las de abastecimiento y mantenimiento, se necesita contar con socios industriales de referencia que ofrezcan garantías para asegurar el suministro de los bienes y proporcionar los servicios que, por diferentes razones, no pueden proporcionar los medios orgánicos de las unidades militares.

Hay que conjugar la eficacia para que los sistemas estén disponibles en las mejores condiciones para cumplir su misión, y la eficiencia entendida, tal y como dice el diccionario de la Real Academia, como “la capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un efecto determinado”. Hay que conjugar por tanto el “alguien” y el “efecto”. Todo ello en un marco financiero que obliga a aprovechar al máximo cada céntimo de euro que se invierta.

Sin embargo, en la búsqueda de la eficiencia el factor dinero no debe actuar como un tirano todopoderoso que olvide a los otros factores, es decir, que se desentienda de la verdadera finalidad de las tareas que desarrolla el gestor.

En ese sentido, la tendencia a introducir valores de ponderación excesivos del factor precio en determinados concursos, pueden actuar en contra de la experiencia o capacitación técnica de quienes realmente pueden asegurar el suministro y, en definitiva, ayudar a producir el efecto deseado, que no es otro que la mejor disponibilidad posible de los materiales para que sean utilizados cuando se requiera.

Las adjudicaciones a precio, obviando o simplificando otros factores, son “a priori” más eficientes puesto que, teóricamente, con el mismo dinero se pueden obtener más recursos. Sin embargo, la experiencia demuestra que, con frecuencia, esta máxima no se cumple, sobre todo si intervienen en el mercado agentes que no cuentan con la adecuada cualificación o solvencia técnica para proveer en cantidad, calidad y con oportunidad los bienes o servicios necesarios.

Las clausulas contractuales de los gestores deberían por tanto contemplar estos aspectos introduciendo ponderaciones razonables de las capacidades y el precio. El criterio “sólo precio” puede, aparentemente, garantizar la eficiencia introduciendo una mayor cantidad del bien, pero también puede actuar en perjuicio de la calidad o de la oportunidad de los suministros produciendo, en definitiva, un peor servicio que redunda en una menor disponibilidad operativa de los sistemas y actúa en contra del principio de seguridad del suministro que debe considerar cantidad, calidad y oportunidad.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar