Declaraciones del Presidente de la Comisión de Defensa

La Asociación de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFAS) ha publicado en su página web un artículo, que por considerarlo de interés, reproducimos en esta página.

En dicho artículo, ASFAS manifiesta su desacuerdo con las declaraciones realizadas por el Presidente de la Comisión de Defensa en el Congreso, D. Agustín Conde, a un medio de comunicación.

 

Que el Sr. Conde, con trayectoria política ininterrumpida desde sus veinticinco años de edad ha rozado muy tangencialmente los temas de defensa, incluyendo el diploma de Defensa Nacional que posee, lo que explica su falta de conocimiento profundo de las FAS; los puntos fuertes de la entrevista rozan la demagogia al enfatizar números y altos empleos que a la población general impresionan: “veintiséis Tenientes Generales”, “ochocientos carros de combate”, “veinticuatro aviones de transporte”.

El uso retórico de esas cifras y cargos hacen sospechar de una preparación inminente para justificar nuevos recortes en temas que nada tienen que ver con ellos, en particular los suboficiales los tememos en acción social, reducción de sueldos, eternización de la permanencia en los empleos, reubicación o disolución de unidades con cambios de destino forzosos que al Ministerio no cuestan nada, etc., etc.

El Sr. Conde, deriva la atención de los lectores con esas “macro cifras” hacia la consideración de una posiblemente sobredimensionada plantilla, lo cual es radicalmente falso, nuestros ejércitos son mucho menos fuertes que los de los países de nuestro entorno, el presupuesto asignado a Defensa es mucho más exiguo de lo que nos correspondería por cuestiones de estrategia y ridículo en comparación con todos los países occidentales.

Los militares españoles son de los peores pagados de entre los países aliados, no sólo en relación a los militares extranjeros, sino, muy especialmente cuando se comparan nóminas de funcionarios civiles vs. militares en otros países y esa proporción en el nuestro, así que no vamos a prepararnos para sufrir más miseria.

En cuanto a lo sí expresado con rotundidad por el Presidente de la Comisión, la Asociación de Suboficiales manifiesta:

Los arrestos por faltas leves son un arcaísmo que debería eliminarse por completo de cualquier ordenamiento jurídico en un estado de derecho moderno; un miembro de la administración no puede acaparar los tres poderes, tal y como están las cosas, un Mando de casi cualquier nivel puede proclamar una norma, juzgar su transgresión e imponer la pena de privación de libertad que estime oportuna sin que “el arrestado” tenga derecho a mínimas garantías procesales. Insistimos, penas de privación de libertad, que en la vida civil se reservan para delincuentes habituales y delitos de especial gravedad siempre “habeas corpus”, es decir, ante un juez.

No sabemos qué quería hacer el anterior gobierno con las Fuerzas Armadas, si una ONG o cualquier otra cosa, nosotros sólo obedecíamos, dejando nuestras vidas en el camino, sacrificando nuestra estabilidad familiar y emocional en un proyecto que cada día nos cuesta más entender viendo las contradicciones de los distintos responsables del Ministerio, sean o no del mismo partido. Esta Asociación exige coherencia, seguridad jurídica y un mínimo de incentivos morales.

La frase “no es obligatorio permanecer en el Ejército” es enigmática, tal vez el Sr. Conde pretende justificar y añadir bajo esa voluntariedad nuevos atropellos a los ya cometidos por gobiernos de cualquier signo político. Nos va a tener enfrente bajo una línea de focos que iluminen claramente nuestros gestos. “Lo pactado obliga” es lema de esta Asociación, nosotros firmamos individualmente con el gobierno, nosotros cumplimos, el gobierno no lo hace. Queremos permanecer pero bajo las condiciones pactadas, no cambiamos las reglas, el gobierno sí.

Ignoramos asimismo el sentido de esa amenaza hacia los que quieran asumir protagonismo en platós de televisión, el Sr. Conde es un profesional curtido frente a los medios de comunicación, nosotros sólo redactamos tristes notas de prensa y nos encomendamos al destino por si alguna de ellas llega a trascender al gran público.

Siempre tratamos los contenidos y aún la existencia de contactos y reuniones con la máxima reserva, el Presidente de la Comisión bien lo sabe, pero el derecho al ejercicio de la libertad de expresión no es algo que estemos dispuestos a renunciar, lo ejerceremos en la medida y forma que sea adecuado a cada caso, no le quepa ninguna duda a ninguno de nuestros responsables políticos.

El día 1 de octubre se cumplirá el  primer aniversario de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas. La disposición final duodécima encomendaba a la Comisión de Defensa la elaboración, en un plazo máximo de seis meses desde su entrada en vigor, de un dictamen con carácter previo para proceder a la reforma del régimen transitorio de la Ley 39/2007 de la carrera militar. Por el evidente retraso y el manifiesto incumplimiento del mandato de una Ley Orgánica, miles de suboficiales están siendo gravemente perjudicados por la inacción de la Comisión de Defensa, lo que pasa por alto el señor Conde en sus declaraciones. Si ya en el año 2009 los grupos políticos con representación en la Comisión de Defensa  ya eran conscientes de la urgente necesidad de reforma de la Ley, tenían identificados los problemas y elaboradas propuestas de modificación, no entendemos el retraso en la adopción de medidas que además de corregir situaciones injustas no suponen carga económica alguna para las arcas del Estado y sí una elevada dosis de moral para los miembros de las Fuerzas Armadas, en particular para la Escala de Suboficiales.

ASOCIACIÓN DE SUBOFICIALES DE LAS FUERZAS ARMADAS

AGOSTO DE 2012

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar