Defensa cambia, ¿a mejor?

13/02/2014 - El Faro Digital -

Motivado por la crisis, el Ministerio de Defensa cambia; las Fuerzas Armadas se transforman. Pero ante un viraje tan brusco la pregunta surge indefectiblemente: ¿Para bien, para mal, para quedarse igual?


De tal manera, la incertidumbre está servida toda vez que el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el almirante Fernando García Sánchez, haya anunciado un proceso de transformación de los Ejércitos, una duda que se extiende desde el ámbito castrense al civil.
En el epicentro de las revindicaciones se sitúan las distintas asociaciones militares que, reunidas con carácter casi de urgencia, han resuelto exigir a Defensa una explicación acerca del cambio. Todas a una se encuentran la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO), la Asociación de Militares de Tropa y Marinería (AMTM) y la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), "preocupadas" al estimar que la transformación pueda derivar en una "gran conflictividad en materia de personal" ya que enmarcan en tal ámbito el proceso de transformación de las FFAA, que previsiblemente culminará a mediados de este año con el establecimiento de una fuerza conjunta que determinará su operatividad y que estará conformada por un mínimo de 67.000 militares, de modo que habrá bajas en el grueso de plazas nacionales entre las que podría estar Ceuta.


En este sentido es preciso señalar que la Comandancia General indicó hace escasas semanas a este medio que "el número de efectivos es similar al de cursos anteriores" y que "en Ceuta no se ha sufrido merma de personal como sí se ha registrado en otras plazas".
Pero los planes que maneja Defensa es que los efectivos de la fuerza conjunta estén conformados, por una parte, por los denominados permanentes, que serán unos 12.000 y cuyas actividades se centrarán en vigilancia y seguridad marítima, defensa y operaciones aéreas, ciberdefensa militar, inteligencia militar y colaboración con las autoridades civiles; y por otra parte, que unos 15.000 militares estén listos para los planes de contingencia. De ellos 5.000 se dedicarán a misiones de interés nacional y otros 10.000 participarán en las operaciones conjuntas con organizaciones a las que pertenece España –como la OTAN o la UE– o con países aliados.


A todos estos militares se sumarán otros 40.000 efectivos para asegurar las necesarias rotaciones. En total, 67.000 militares que, según el JEMAD, garantizan la capacidad operativa mínima de las Fuerzas Armadas. Si las Fuerzas Armadas españolas están conformadas hoy en día por algo más de 121.000 militares, quedan entonces unos 53.000 efectivos que estarán enmarcados principalmente en unidades de apoyo a la fuerza conjunta y en los cuarteles generales. Ante la pregunta de si el Estado Mayor de la Defensa se plantea proponer una reducción de esta plantilla de 53.000 militares, García Sánchez reconoció que es una posibilidad que no se descarta, un hecho que, de consumarse, irritaría más si cabe a un asociacionismo castrense que presenta, de entrada, dudas sobre la recién anunciada transformación castrense

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar