La DIRECTIVA 2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud en esta materia y trata de los períodos mínimos de descanso diario, de descanso semanal y de vacaciones anuales, así como de las pausas y la duración máxima de trabajo semanal, y determinados aspectos del trabajo nocturno, del trabajo por turnos y del ritmo de trabajo. Además, es de aplicación a todos los sectores de actividad, privados y públicos, con algunas pocas excepciones.

Quizás, del intento de transposición de la DIRECTIVA 2003/88/CE nació la Orden Ministerial 121/2006, de 4 de octubre, por la que se aprueban las normas sobre jornada y horario de trabajo, vacaciones, permisos y licencias de los Militares Profesionales de las Fuerzas Armadas, modificada hasta en tres ocasiones en seis años de vigencia.

Es conveniente recordar la sentencia de 20 de mayo de 2010 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en la que se declara que el Reino de España ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud del art. 1.3 de la Directiva relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo. La Sala declara que España ha incumplido sus obligaciones al no haber adoptado, dentro del plazo establecido, todas las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a dicha Directiva en lo que respecta al personal no civil de las Administraciones Públicas.

Cinco militares de la unidad son distinguidos por acciones de combate en Afganistán.

Un capitán, un sargento 1º, un cabo 1º y dos cabos del Regimiento de Infantería Ligera (RIL) "Tenerife" nº 49 han recibido sus respectivos títulos al valor acreditado, que les ha sido reconocido en la Orden Ministerial 431/14202/12 (publicada en el BOD nº 189). Su citación como distinguidos en la Orden General está motivada por acciones de combate desarrolladas en Afganistán, en el marco de la Operación Romeo-Alfa, en agosto de 2011.

Por otra parte, por Resolución del Jefe del Estado Mayor del Ejército, de 29 de febrero de 2012, en cumplimiento de la Instrucción General 04/2011 del Estado Mayor del Ejército, se ha procedido a la anotación de 18 hechos de armas de otros tantos componentes de la unidad por el mismo motivo.

El acto de entrega de las acreditaciones y de reconocimiento a los mencionados militares tuvo lugar, el 30 de noviembre, en el acuartelamiento "Hoya Fría", sede del RIL nº 49. Presidido por el jefe de la Brigada de Infantería Ligera "Canarias" XVI, general Alfonso García-Vaquero, a él también asistieron familiares, compañeros y antiguos componentes del Regimiento. Tras la parada militar, en la que el Batallón de Infantería Ligera (BIL) "Albuera" II/49 formó al completo, el general jefe pronunció una emotiva alocución y la unidad desfiló ante los asistentes.

 Entrega de los títulos al valor acreditado

Entrega de los títulos al valor acreditado (Foto:MCANA)

Es la segunda vez en el presente año que el Regimiento rinde homenaje a parte de su personal por méritos conseguidos valerosamente en operaciones. En la anterior, celebrada el pasado junio, recibieron sus respectivas acreditaciones un teniente y 34 militares de tropa profesional. El balance actual de acciones distinguidas del RIL nº 49 es de 8 cruces rojas, 31 citaciones como distinguido en la Orden General, 35 acreditaciones del valor y 18 hechos de armas. El Regimiento volverá a aportar parte de sus componentes, esta vez al contingente ASPFOR XXXIII, que desplegará en Afganistán en mayo.

Fuente: www.ejercito.mde.es

ElMundo.es (01/12/2012)

Dos oficiales consultan internet a través de su teléfono móvil en el puesto de mando del campamento militar de Moqur, en el noroeste de Afganistán. Otro, el comandante David Cuesta, se pasea por todas partes con su tableta informática, y no para de cantar las maravillas de ese artilugio. "Es que aquí puedes meter de todo: mapas militares, fotos satélites, datos cartográficos... Hasta los lugares donde la insurgencia ha puesto artefactos explosivos en el pasado", justifica. "Sirve para ganar en seguridad. ¡Es fantástico!", insiste.

La Brigada de Infantería Ligera Aeorotransportable (Brilat), que ahora se encuentra destinada en la provincia afgana de Badghis, ha hecho una fuerte apuesta por las nuevas tecnologías, que llaman la atención aún más en un país como Afganistán, donde el Ejército nacional a duras penas tiene radios para comunicarse y lo hace con teléfono móvil. Eso cuando hay cobertura, que no es siempre. Y la población local difícilmente dispone de electricidad. En la provincia de Badghis sólo hay suministro eléctrico en la capital, Qala-e-now, y sólo durante cuatro horas al día.

"Nuestro General quería que cada jefe de sección tuviera una tableta", comenta el comandante Cuesta. Aunque al final, según parece, no pudo ser así. El presupuesto no daba para tanto. A pesar de ello, las nuevas tecnologías saltan a la vista en la Brilat. "Nosotros fuimos la primera unidad que tuvo una aplicación específica en el Apple Store", presume Cuesta, mientras la muestra con orgullo. La aplicación incluye el historial, las distinciones, el himno y el decálogo de la Brilat, entre otros apartados.

En el puesto avanzado de combate de Moqur, es fácil ver a militares con una maquinita dándole a la pantalla con los dedos. Hay conexión inalámbrica a internet en algunos puntos de la base. E incluso el páter de la brigada, David Sevilla, también se ha subido al carro de las nuevas tecnologías y hace la misa con una tableta. "La empecé a utilizar después de que en unas maniobras en Zaragoza lloviera tanto que mis libros quedaron destrozaditos. Entonces me metí en internet para al menos buscar el misal, y empecé a encontrar todo tipo de aplicaciones", explica.

"El Señor esté con vosotros...", recita el páter mientras da con los dedos a la pantalla de su tableta, que apoya en un banco durante el servicio religioso en el campamento de Moqur. La misa se celebra en una simple tienda de campaña, y asisten pocos: una quincena de personas. "Al principio la gente se extrañaba cuando me veía con la tableta en misa", reconoce Sevilla, "pero ahora ya se han acostumbrado". De hecho, el páter incluso la utiliza para hacer sonar las campanadas, a falta de unas de verdad. "Yo soy hijo de mi tiempo y, por lo tanto, es normal que aplique las nuevas tecnologías a mi trabajo diario", comenta, como si fuera la cosa más normal del mundo. Sevilla forma parte de la nueva hornada de capellanes castrenses, que acaban de salir del seminario. Se ordenó hace tan sólo dieciocho meses, y tiene 29 años.

Aún así el páter afirma que las nuevas tecnologías no lo son todo. Por ejemplo, explica que los soldados se vuelven locos por tener un "detente bala", una estampita pequeña en forma de huevo con la imagen de la Santa Inmaculada, patrona de la Brilat, y una inscripción que dice: "Detente, el Corazón de Jesús está conmigo". Los militares siempre llevan la estampita encima, con la fe de que eso les servirá para regresar a casa sanos y salvos.

"Ya he repartido mil doscientas estampitas, y el otro día el teniente que resultó herido, lo primero que me dijo cuando me vio fue: 'Pater, ¡el detente ha funcionado!'", explica Sevilla, en referencia al oficial que sufrió una herida en un brazo en Moqur, después de que un soldado afgano abriera fuego a quemarropa contra diversos militares españoles. Y eso que la estampita es un simple trozo de cartulina plastificada.

Defensa despliega 47 nuevos vehículos ligeros «Lince» para proteger a los 900 militares desplegados en la inestable zona

Los aproximados 900 militares españoles que se encuentran desplegados en Líbano -como parte del contingente de la misión Libre Hidalgo (ONU)- cuentan ya con un elemento más de protección y disuasión a la hora de realizar sus patrullas: 47 nuevas unidades del Vehículo Ligero Multipropósito (LMV) «Lince» han sustituido a la mayor parte de los más vulnerables Blindados Medios de Ruedas (BMR) que han venido prestando servicio a las tropas españolas desplegadas en un país que ahora hace frente a una creciente inestabilidad por el conflicto en Siria.

«No todos los BMR serán devueltos a territorio nacional, sino que algunos permanecerán desplegados, aunque el número de misiones que se les asignen será menor», aclara el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Blindaje más efectivo

Los vehículos llegaron al puerto de Beirut a bordo del buque «Camino Español» y han sido equipados con los medios de Información y Telecomunicaciones, y el correspondiente armamento. Con un blindaje más efectivo ante la amenaza de los artefactos explosivos improvisados, los vehículos «Lince» pueden portar ametralladoras de 7,62 mm. o 12,70 mm.

«El estreno de estos vehículos en zona de operaciones estará protagonizado por el próximo contingente que tomará el relevo en noviembre, formado sobre la base de la Brigada de Infantería Mecanizada "Guzmán el Bueno" X, con sede en Cerro Muriano (Córdoba), y que constituirá la XVIII rotación, cuyos conductores ya han sido instruidos en su manejo», informó Defensa.

Con el envío de estos «Lince», de fabricación italiana, se completa el despliegue en zona de operaciones del total que fueron entregados en el 2011 junto a los sudafricanos RG-31, salvo los que permanecen en territorio nacional para labores de enseñanza y preparación.

Hay que recordar que la adquisición de los «Lince» y los RG-31 fue producida por el tipo de misiones donde se despliegan las tropas españolas en Líbano y Afganistán, donde la principal amenaza son las minas y otros artefactos explosivos colocados en los caminos de las tropas internacionales. «Los "Lince" ya han sido contrastados en misiones tan exigentes en materia de seguridad y adaptación al terreno como Afganistán, con lo que llegan al Líbano con todas las garantías».

Atentado en 2007 contra españoles

Hay que recordar que en junio de 2007, seis militares españoles perdieron la vida cuando el convoy de vehículos BMR en el que se desplazaban sufrió un atentado con bomba cuando patrullaban la zona sur del Líbano. Las tropas españolas se desplegaron en Líbano tras la guerra entre el grupo terrorista Hizbolá e Israel en el verano de 2006.

La zona en la que están destinados los soldados españoles se encuentra repleta de minas, bombas de racimo y artefactos sin desactivar después de la guerra. Precisamente desactivar esos artefactos es una de las misiones encomendadas a la misión de la ONU.

Los «Lince» se encuentran en la Base «Miguel de Cervantes» y la Unidad de Apoyo al Despliegue (UAD) se está encargando de su mantenimiento y puesta a punto hasta que lleguen los componentes de la Unidad Logística (ULOG) XVIII -formada por personal del Grupo Logístico X y de la Agrupación de Apoyo Logístico nº 21- para hacerse cargo de ellos.

Fuente: ABC.es

 

Un piloto del Ejército del Aire español ha fallecido, encontrándose herido otro militar,  como consecuencia del accidente del F-5(AE9-025), a las 9:47 horas de la mañana de hoy, en el que realizaban un vuelo de instrucción y que cayó al suelo en los alrededores de la Base Aérea de Talavera la Real, en Badajoz. Aparentemente el accidente se habría producido  debido a un fallo en los motores que provocó que el avión perdiera altura y colisionara finalmente contra el suelo.

El fallecido es el comandante instructor del vuelo, Ángel Álvarez Raigada, casado y con dos hijos y quien ha resultado herido de gravedad el alférez alumno, Sergio Santamaría de Felipe, que ha sido trasladado al hospital Infanta Cristina de Badajoz. El accidente se ha producido en la maniobra de aterrizaje, Defensa investiga ya las causas del mismo y la razón por la que los militares no se eyectaron del F-5, lo que podría deberse a la falta material de tiempo para abandonar la aeronave.

El avión siniestrado tenía programado un vuelo de instrucción cuando ha sufrido una emergencia tras el despegue, con parada de motor izquierdo. Los pilotos han decidido regresar a la base declarando emergencia y en la maniobra de aproximación para el aterrizaje el avión se ha precipitado contra el suelo, junto a la cabecera de la pista. La Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM) está determinando la causa exacta del accidente.

El Ejército del Aire ha perdido desde 1984, según recoge El Mundo de fuentes propias, dato que no hemos podido contrastar a estas horas,  12 aviones F-5, incluyendo el de hoy, en diferentes accidentes aéreos, con un balance de 14 pilotos muertos.

El avión de combate Northrop F-5 «Freedom Fighter» , biplaza, es utilizado por el Ejército del Aire para impartir la enseñanza de formación, tanto teórica como de vuelo (Fase de Caza y Ataque) a los alumnos del 5º Curso de la Academia General del Aire con formación básica de piloto y que ya han sido seleccionados para entrar en esta fase.

Considerado por el Ejército del Aire como un aparato óptimo para esta misión y con la más alta relación disponibilidad-costo de cuantos han pasado por la aviación española, se incorporó en 1970 al EA. Destinados en la entonces Ala número 21 (Morón de la Frontera), 464 Escuadrón (Gando) y antigua Escuela de Reactores, ahora Ala número 23 (Talavera la Real), los F-5 han llevado a cabo desde hace 40 años, un importante servicio en el Ejército del Aire, realizando misiones de enseñanza y tácticas.

El F-5 puede enorgullecerse de formar parte del historial de vuelo de todos y cada uno de los pilotos de caza del Ejército del Aire de hoy. Todos, desde comienzos de los años setenta, han pasado por Talavera y recibido con él las primeras enseñanzas de lo que es combatir desde el aire con un reactor.

Aeródromo de Talavera la Real (fuente Ejército del Aire)

En las proximidades de la actual Base Aérea, pero al otro lado del río Guadiana, existió una Escuela de pilotaje elemental desde 1937. La situación geográfica del campo de vuelo de Las Bardocas, que lo hacía muy vulnerable a las crecidas del río, obligó a la creación de un nuevo aeródromo con mejores condiciones.

Comprados en los años 40 los terrenos en las proximidades de Talavera la Real, la construcción de la actual Base Aérea comenzó en 1951, obras que avanzaban con un ritmo bastante pausado hasta que en el año 1953, ante la inminencia de la firma de los acuerdos de cooperación con EE.UU., reciben un impulso frenético debido a la llegada de los primeros aviones a reacción.

El 10 de diciembre de 1953 se creó la Escuela de Reactores, que se estableció en la "Base Aérea de Talavera la Real (Badajoz)". El primer curso comenzó en 1954 con los aviones que entraron en inicial por primera vez la tarde del 24 de marzo. Se trataba de los seis primeros T-33 (E-15), avión de dotación en la escuela con el que se realizaron casi 80.000 horas de vuelo en 49 cursos. El último vuelo de un T-33 en Talavera fue el 28 de mayo de 1973.

En 1958 se cierra el aeropuerto de Las Bardocas y se abre al tráfico civil, el 12 de septiembre, la Base Aérea de Talavera la Real. También en este año llegan los primeros F-86 Sabre (C.5). En 1959 se completa la dotación de 18 T-33 y 29 F-86. Los Sabre volaron en Talavera hasta el 16 de junio de 1969, realizando en este periodo 27.000 horas de vuelo y 32 cursos de transformación al avión. El Ju-52 estuvo operativo hasta el año 1968 y hubo diversos aviones de enlace que también ha tenido en dotación la unidad, como la I-115 y la Dornier.

En enero de 1965 se hizo pública la noticia de que se iban a fabricar en España 70 aviones del modelo F-5 A/B, lo que por una parte solucionaría el problema de la obsolescencia de los aviones de enseñanza en Talavera respecto a los de dotación en las unidades de caza, pero por otro demoraría la llegada del F-5 hasta el año 1970.

En abril de 1965 la Escuela de Reactores adopta una nueva orgánica, reuniendo en el 731 Escuadrón a todos los T-33 y en el 732 a todos los F-86. En el año 1968, tras la reorganización del Ejército del Aire, la Base Aérea de Talavera la Real pasa a depender de la 2ª Región Aérea.

El 12 de noviembre de 1970 llegaron a Talavera los tres primeros F-5B (CE.9), aviones que desde 1971 hasta la actualidad constituyen la dotación de la Unidad. Los 28 aviones se repartirían a partes iguales entre el 731 y 732 Escuadrones. En el año 1973 se iniciaron los trabajos para trasladar el TACAN a su actual ubicación dentro de la base.

En julio de 1978 se repara la pista, que tras 25 años en servicio no había sufrido ninguna mejora. El 16 de marzo de 1979 se celebraron los actos del 25 Aniversario de la Unidad, siendo presididos por S.M. el Rey, con gran participación de personas, unidades e instituciones. En el desfile aéreo participaron todos los aviones de caza del Ejército del Aire.

En julio de 1986 la Escuela pasa a depender del MATAC. El 24 de marzo de 1987 la escuela cambia su denominación por la de Ala 23 de Instrucción de Caza y Ataque, pasando los escuadrones a denominarse 231 y 232. Entre mayo y septiembre del año 1987 la pista de aterrizaje volvió a sufrir un proceso de recrecido y mejora.

En 1993, concretamente el día 24 de febrero, llega a Talavera el último de los F-5 del Ala 21, en un proceso por el cual toda la flora de este tipo (A/B/R) se concentra en Talavera. En el año 1997 se mejoran las instalaciones de la torre de control.

En el año 2003 se cumplieron los 50 años de la Base, pero un desgraciado accidente durante un ensayo del avión exhibidor hizo que se cancelaran los actos previstos para su celebración. No obstante, se editó el libro de Luis Soriano Guerry titulado "Base Aérea de Talavera la Real (Badajoz) 1953-2003", donde se puede encontrar información detallada de la historia de la Base Aérea.

Mientras tanto el Ala 23 sigue volando desde Talavera los F-5, que ya han sufrido tres procesos distintos y solapados de modernización, aunque ya sólo quedan en vuelo aviones biplaza, y continúa el flujo constante de oficiales del Ejército del Aire que año tras año adquieren en esta base su especialidad fundamental.

Fotografías: Northrop F-5 del Ala 23

Fuente: Defensa.com

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un total de 59 militares españoles en operaciones en el exterior han enviado su voto por correo para participar en las elecciones a la Xunta de Galicia y al Parlamento Vasco que se celebrarán este domingo, según ha informado Defensa en un comunicado.

En el momento de la convocatoria de las elecciones se encontraban desplegados fuera del territorio nacional 3.409 militares y, entre ellos, 61 manifestaron su deseo de votar por correo. El Ministerio de Defensa trasladó los votos a España para su depósito en correos el día 18 de octubre.

El mayor número de solicitudes corresponde a la fragata 'Almirante Juan de Borbón (F-102)', con base en El Ferrol, que se encuentra en aguas del Mediterráneo participando en la operación de la OTAN Active Endeavour, y a militares desplegados en Afganistán en las bases de Kabul, Herat, Qala e Naw y Muqur.

El Ministerio de Defensa recogió la documentación electoral, elaborada por las delegaciones provinciales de la Oficina del Censo Electoral en las cuatro provincias gallegas y las tres del País Vasco, y la puso a disposición de los interesados, a través de los organismos responsables del Estado Mayor de la Defensa, de los Ejércitos y de la Armada.

Según Defensa, el actual despliegue de las fuerzas es "casi idéntico" al existente durante las elecciones autonómicas del 25 de marzo pasado, por lo que el esfuerzo logístico necesario para el traslado de la documentación electoral ha sido similar al realizado en aquel momento.

Foto: ABC.es

Artículo publicado en "ElMundo.es" el 19/10/2012

La llamada telefónica "siempre es lo mejor del día". Lo es para el militar que está cumpliendo una misión en el exterior y lo es para su familia, que aguarda un ring a miles de kilómetros. Mil soldados de la Brigada de Infantería Ligera (Brilat) asumirán a partir de la próxima semana la misión española en Afganistán. Serán el contingente que permanezca en zona más tiempo, seis meses, y el que asuma el reto de empezar el repliegue de la Fuerza española del país asiático. Pero, sobre todo, será medio año en el que los desplegados y los que le esperan en casa exprimirán hasta el último segundo los 15 minutos de teléfono y 30 de Internet que tienen asignados cada día.

El coronel Fernando González García-Valerio estará a cargo del contingente, será el jefe de todos ellos y, al mismo tiempo, seguirá siendo el marido, el padre de una hija de 22 años y gemelos de 17 que cada día, o cuando las responsabilidades se lo permitan, esperará el momento de establecer ese contacto. Le servirá para transmitir a los suyos "un mensaje de tranquilidad", y, ante todo, "soy yo el que demanda más información, el que quiero hablar con todos".

Ese contacto telefónico y electrónico es pieza clave en el kit de supervivencia de soldados y familias durante los seis meses de misión.

A los soldados les permite desconectar de la tensión a la que están sometidos en días de "trabajo intenso" y a los familiares escuchar la voz de quien durante ese tiempo suele constituir la mayor fuente de preocupación, y más en días en los que algún incidente ocurrido en el país los sitúan en foco de interés de los medios de comunicación.

Para el coronel García-Valerio, en el caso de los soldados ese kit de supervivencia tiene su pieza clave en la preparación de las Fuerzas Armadas españolas y, en particular, de los seis últimos meses de "instrucción intensa".

Le permiten irse a zona de operaciones "con absolutamente buenas vibraciones" porque lleva un contingente preparado "en un grado que militarmente definimos como óptimo" y que "tiene un buen equilibrio entre la experiencia" del 35% de la Fuerza que ya ha estado en Afganistán y "la ilusión que tiene la gente nueva".

En el caso de los familiares, el kit tiene tres elementos básicos: "saber que vamos a estar en contacto con ellos" (la ansiada llamada), "estar arropados por sus familiares y amigos" y "el lazo entre las familias militares de la misma unidad porque todas viven lo mismo" y se comprenden mutuamente.

"Es más duro para las familias que para nosotros", señala desde el acuartelamiento de Cabo Noval (Siero-Asturias) en el que está concentrado parte del contingente en estos días. En la misma conversación reconoce que la misión "será dura", no sólo "por el riesgo que entraña, que no tenemos por qué negarlo", sino porque "tiene esa parte de separación de la familia".

Embarazo desde la distancia

Esa debilidad que puede generar en determinados momentos estar a miles de kilómetros de casa se suple "con compañerismo". El cabo Benito López Yerpes lo sabe bien. Es su segunda misión en Afganistán y en la anterior ya descubrió que sus compañeros son "como otra familia, tienes a la tuya x kilómetros y luego a la de aquí".

A esta segunda incursión en suelo afgano va "con más tranquilidad y ánimo porque sé lo que me voy a encontrar", pero con mayor peso por lo que deja en España. Ahora está casado y su mujer está embarazada.

Vivirá la gestación desde la distancia y cuando llegue el fin del despliegue tendrá aún más ganas de regresar que sus compañeros, pues "dará a luz en mayo", al poco tiempo de su regreso.

Esta separación del núcleo familiar no la vivirá de forma tan intensa la sargento Natalia Cereijo Torres. Es su primera misión y la ve "como algo más duro para mi familia que para mí", en especial para sus padres que "lo llevan un poco peor".

Ella la ve como una misión que "a nivel profesional me va a aportar mucho" y tiene el apoyo de que su marido, con el que se casó hace apenas dos meses, también es militar y se desplaza a Afganistán en este relevo. Eso sí, estarán separados, ella en la base de la Fuerza Española en Qala i Naw y él en un puesto de combate avanzado, y desconoce "cuánto nos podremos ver". Los dos se llevan el ordenador "para estar conectados".

El capitán José Alberto Sánchez Romero tampoco se olvidará del ordenador en su petate. Será su tercera misión exterior y la ansía porque "a nivel profesional es una oportunidad única, en territorio nacional siempre te estás preparando y allí puedes ponerlo en práctica", pero "es la primera misión" para su pareja.

Uvas congeladas y Navidad bajo cero

Mientras comparten un café en el cuartel de Cabo Noval, el soldado Miguel Ángel Sanmiguel Martín y el capitán Romero trasladan a sus compañeros cómo será uno de los momentos que se espera más intenso en la misión, pasar la Navidad y el Año Nuevo fuera de casa. Ambos tienen experiencia, lo vivieron en la misión de la Brilat 2010-2011.

Al soldado Miguel Ángel Sanmiguel Martín la Navidad de 2010 "no se me va a olvidar en la vida". En Nochebuena recibió por sorpresa un álbum de fotos de sus amigos con una frase personalizada de cada uno al que "di un valor especial" y en Nochevieja tomó uvas congeladas en un puesto de combate avanzado. En Afganistán el invierno deja varios grados bajo cero, en especial en la provincia de Badghis en la que está desplegada España, y la nieve es un fenómeno meteorológico diario.

El capitán Romero tuvo aquella Navidad dos experiencias muy diferentes. Vivió la Nochebuena en un puesto de combate avanzado en el que el ingenio les permitió simular lo máximo posible el elemento más característico de estas fechas en su casa, la gastronomía: Un comandante médico del destacamento que cocina muy bien preparó una caldereta de bacalao".

Notas de cariño en forma de paquete

No tener regalos debajo del árbol será otra de las vivencias que afrontan, pero lo suplirán con los paquetes que pueden enviarles desde España y que llegan a Afganistán una vez a la semana. "Yo siempre le pido embutidos y cuando llega el paquete de casa se le da mucho valor", explica el soldado Sanmiguel.

"A veces se juntan los de todos los compañeros y se hace una pinchada", relata el cabo Yerpes y confiesa que en muchas ocasiones tan especial es el jamón ibérico que puedan enviarle (imposible de conseguir en un país musulmán como el que tienen de destino) como una "pequeña nota" que le cuelen dentro. El soldado Sanmiguel confiesa que "echo mucho más en falta a la gente cuando recibo un regalo, está bien saber que te tienen en la mente porque con todo el mundo no puedes hablar a diario".

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las dos asociaciones profesionales de militares que estrenarán el Consejo de Personal --la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) y la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO)-- ya han designado a sus representantes en este organismo de interlocución con el Ministerio de Defensa.

Estas dos asociaciones son las únicas de las inscritas en el Registro de Asociaciones Profesionales de miembros de las Fuerzas Armadas --donde a día de hoy hay siete asociaciones-- que cumplen los requisitos por el momento para participar en el Consejo de Personal, organismo creado a la luz de la Ley de Derechos y Deberes de los Militares.

En concreto, participarán por parte de AUME el subteniente Jorge Bravo, presidente de la asociación, como titular, y los brigadas Oscar Tordecillas e Ignacio Unibaso. Por parte de ASFASPRO, estarán el subteniente de Infantería del Ejército de Tierra Pedro Amador Romero, el sargento primero del Ejército del Aire Francisco Javier Paniagua y el brigada de la Armada Juan Ruiz Anaya.

El Ministerio de Defensa estará representado en las reuniones del Consejo de Personal por la subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez-Alcahud, el director general de Personal del Ministerio y los jefes de personal de los dos Ejércitos y la Armada.

Dado que el reglamento del Consejo de Personal establece que el número de representantes de asociaciones y Ministerio debe ser el mismo, Defensa tiene que nombrar un sexto miembro.

En declaraciones a Europa Press, el secretario general y portavoz de AUME, Mariano Casado, ha anunciado que su asociación ha impugnado ante el Tribunal Supremo el reglamento del Consejo, ya que considera que no recoge de manera correcta la "representatividad" de las asociaciones, que, en su opinión, debería depender del número de miembros.

No obstante, ha asegurado que AUME "apuesta" por el Consejo de Personal y va a participar "activamente" en este organismo, que se espera que se ponga en marcha en un plazo breve de tiempo.

"RESARCIR A LOS SUBOFICIALES DE LOS AGRAVIOS SUFRIDOS"

Por su parte ASFASPRO ha explicado en un comunicado que centrará su postura en una representación "seria, racional e independiente" y su "único objetivo" será "abordar los problemas reales que afectan a la escala de suboficiales". Por ello, sus prioridades serán la reforma de la Ley de la Carrera Militar y el desarrollo de la Ley de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas.

En concreto, esta asociación se ha marcado como temas fundamentales que defenderá en el Consejo "resarcir al colectivo de los agravios sufridos como consecuencia de todas las leyes de personal y de su desarrollo reglamentario y normativo" y crear un modelo de carrera militar "sin límites", basado en los principios de "justicia, mérito y capacidad".

Además, el vocal titular de esta asociación, Pedro Amor, también considera necesaria una nueva legislación en materia de servicios, horarios, salario, vida laboral y familiar acorde con "la ideosincracia del militar". "O somos militares o somos funcionarios, no es de recibo que seamos una cosa o la otra para aquello que nos perjudica o se nos exige", ha subrayado.

El reglamento del Consejo precisa que este órgano será el lugar de "participación de las asociaciones profesionales" de militares y de su "interlocución" con el Ministerio de Defensa en materias relacionadas con el estatuto y condición de militar, el ejercicio de los derechos y libertades, el régimen de personal y las condiciones de vida y trabajo en las unidades.

Entre otras funciones, deberá "recibir, analizar y valorar propuestas o sugerencias profesionales independientemente de que estén representadas o no en el Consejo de Personal", así como "ser oído" en cuestiones que afecten a asuntos sociales, profesionales y económicos.

Según el reglamento, el Consejo de Personal elaborará informes en los que recogerá los "acuerdos alcanzados" en los temas que figuren en el orden del día cuando haya "consenso" entre los representantes de las asociaciones profesionales y los del Ministerio de Defensa.

 

Utilizan perfiles falsos en la red social para obtener información de los militares como su rango, posición y otros datos personales.

El gobierno australiano realizó el pasado marzo un estudio de defensa y medios sociales que revela que los insurgentes talibanes utilizan perfiles falsos en Facebook para obtener información del personal militar.

Según el informe, una de las estrategias empleadas por los terroristas es hacerse pasar por «atractivas mujeres» que, una vez han conseguido hacerse amigas de los militares a través de la red social, pueden rastrear el paradero de los soldados a través de las opciones de etiquetado geográfico de Facebook.

«La mayoría no reconoce que las personas que utilizan perfiles falsos, quizá haciéndose pasar por un antiguo amigo de la escuela, podrían capturar su información y movimientos», indica el informe. «Pocos consideran las posibilidades de extraer datos y cómo los patrones de comportamiento pueden ser identificados con el tiempo», remarca.

Según indica el sitio web Mashable, el estudio del gobierno de Australia también señala que la familia y los amigos de los militares pueden poner en peligro las misiones de los soldados mediante el intercambio de datos confidenciales a través de los medios sociales.

Así, un alto porcentaje de los encuestados admitieron que no eran conscientes de los peligros de compartir demasiada información a través de los medios sociales. El 58% de los 1.577 que participaron en el estudio explicaron que no habían recibido un entrenamiento adecuado para el uso de estos social media.

Por su parte, el departamento de Defensa de Australia ha indicado que está trabajando en la elaboración de un guía de medios sociales para los soldados en misión de combate. Sin embargo, estas nuevas directrices no estarán listas hasta las Navidades de 2012. El estudio recomienda que los soldados no compartan datos personales como el nombre, rango y lugar a través de las plataformas sociales.

Fuente: ABC.es

"No, aún no he recibido el paquete. ¿Cuándo lo mandaste?", se oye que dice un militar que habla por uno de los teléfonos. Es difícil tener intimidad si no se conversa en susurros. Algunos soldados se amorran al auricular, dando la espalda al exterior, como si estuvieran abrazando a una novia y como si eso les pudiera conferir un poco de privacidad.

En la tienda casi siempre hay alguien, o al menos siempre que la actividad laboral del campamento permite tomarse unos minutos para llamar y en España no es una hora intempestiva. Entre Afganistán y España hay dos horas y media de diferencia horaria en verano, tres y media en invierno.

Todos los soldados mueven la cabeza de un lado para otro cuando se les pregunta si ellos explican a sus familias qué pasa aquí, en Afganistán. "No, no, yo no explico nada", es la respuesta más repetida. Y además, ¿qué explicar?

En la mayoría de bases militares españolas en Afganistán hay carteles en los locutorios que indican que hay que andarse con cuidado con qué se cuenta por teléfono. El enemigo puede estar escuchando, tener pinchadas las líneas telefónicas. La advertencia ya intimida.

En la mayoría de bases españolas, unos carteles indican que hay que andarse con cuidado con qué se cuenta por teléfono

"Desde el 13 de junio tengo un hijo en Moqur. Es muy joven, tiene 26 años. Me gustaría saber un poco más cómo están ellos allí, porque la verdad es que cuentan muy poco, por no decir nada, y a mí me preocupa saber cómo es su día a día, cómo están. Por eso, al saber que tú has estado allí, me gustaría, si es posible, que me pudieses contar algo". La madre de un militar, claramente angustiada, me escribía esta semana un mensaje por Facebook. No ha sido la única.

"Estoy aterrada. Nos casamos en junio y mi marido se va a Afganistán en dos meses. Me muero de miedo sólo de pensar que le pueda ocurrir algo. Por las noches lloro en silencio. No lo puedo evitar, no encuentro alivio. ¿Es todo tan horrible y peligroso como me imagino?", me preguntaba la esposa de un oficial, en este caso por correo electrónico.

"Mi pareja está en Afganistán, y de alguna manera se hace más ameno teniendo noticias cada día", era lo que la mujer de otro militar difundía por Twitter, haciendo alusión a mis crónicas. "Tengo un cuñado ahí. Gracias a tu reportaje hemos podido hacernos una idea de dónde está metido", afirmaba otra lectora.

Con los artículos que he publicado en las ediciones digital e impresa de El Mundo durante las últimas dos semanas, he intentado reflejar la vida y trabajo de las tropas españolas en Afganistán, y la situación en la provincia de Badghis, sin entrar a valorar la conveniencia o no de la misión española en este país.

Empotramiento 'real'

He estado en las bases militares de Qala-e-now y Herat, en los puestos avanzados de combate de Moqur, Ludina y Darr-e-bum, y la base de patrullas de la denominada carretera de la Luz. En ningún momento se me ha puesto ninguna restricción informativa más allá de la necesaria para garantizar la seguridad del contingente.

He podido moverme con total libertad, y hablar y entrevistar a quien he querido. Nadie ha supervisado mis escritos, ni mis fotos, ni mis imágenes de video. Ha sido un "empotramiento" real, como se dice en la jerga periodística. He acompañado a las unidades militares allá donde han ido, sin una agenda de visita predeterminada.

"¿Es todo tan horrible y peligroso como me imagino?", pregunta la esposa de un oficial

Quisiera agradecer al Ministerio de Defensa haberme dado la oportunidad de acompañar a las tropas españolas en Afganistán, por primera vez sin cortapisas. Especialmente, gracias a su director de Comunicación, Joaquín Madina, por su profesionalidad y confianza. Y al responsable del contingente español en Badghis, el coronel Luis Cebrián.

Mi trabajo sobre el terreno ha sido posible gracias a la inmejorable ayuda de los responsables de información pública, el comandante José Luis Cristóbal y el subteniente Juan Flores, y del jefe del puesto avanzado de combate de Moqur, el capitán Pablo Torres, que se ha desvivido por facilitarme información.

También reconocer el apoyo del comandante Alberto Fajardo, en Moqur; el teniente Pedro José Ruíz, en Ludina; y el teniente Flores y el sargento primero Del Campo, en la inhóspita base de patrullas de la ruta de la Luz.

Destacar especialmente al sargento primero Marcos Cuesta, por cuidar de mi seguridad en las patrullas por Darr-e-bum, y al brigada José Manuel Escudero, por estar pendiente de que no me faltara nada. Gracias también al comandante Jacinto Chozas y al sargento primero Pablo Lampkin, que se han encargado de las tediosas gestiones burocráticas de todo "empotramiento"; y al coronel Carlos de Palma, responsable de la base de Herat, por su apoyo.

Por último, mi más sincero agradecimiento a la Brigada Paracaidista, en especial las 12 y 11 compañías, por permitirme acompañarla y contestar con naturalidad a todas mis preguntas. Asimismo, a los lectores y lectoras que han seguido mis crónicas durante todos estos días o me han enviado mensajes.

"¡Por supuesto que la gente en Canadá sabe perfectamente quién es el gobernador del distrito de Panjwai! ¿Cómo no lo va a saber? ¡Nuestros soldados están Panjwai! El gobernador aparece cada dos por tres en la prensa", me contestó un periodista canadiense cuando en abril de 2011 acompañé durante dos semanas a las tropas de ese país en la provincia de Kandahar, sorprendido de que yo le planteara que la opinión pública en España no sabe quién es el gobernador de la provincia de Badghis, donde el grueso del contingente español está destinado, ni tan siquiera pueda reconocer su fotografía.

La misión española en Afganistán ha sido una gran desconocida durante todos estos años. Sólo ha aparecido en la prensa cuando un militar ha resultado herido o muerto, o cuando el ministro o ministra de Defensa ha viajado a Afganistán por unas horas con un séquito de periodistas. Muy pocas veces se ha explicado cómo los soldados viven, cuál es su rutina diaria. A veces no disponer de información puede ser peor que tenerla.

Fuente: ElMundo.es

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar