MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los nuevos jefes de los Ejércitos y de la Armada jurarán su cargo el lunes por la tarde en el Ministerio de Defensa, ante el titular de este departamento, Pedro Morenés, y un día después tomarán posesión del cargo en los respectivos Cuarteles Generales, han informado a Europa Press fuentes militares.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el nombramiento del general Jaime Domínguez Buj, el general Francisco Javier García Arnaiz y el almirante Jaime Muñoz Delgado como nuevos jefes de los Estados Mayores del Ejército de Tierra, del Aire y de la Armada, respectivamente.

Los tres jurarán su cargo el lunes por la tarde, una vez el ministro de Defensa regrese de un viaje oficial a Alemania, que comenzará este mismo domingo. El martes, tendrán lugar las tomas de posesión en tres ceremonias sucesivas en los Cuarteles Generales del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.

CONSEJO DE DEFENSA NACIONAL

Inmediatamente después, la nueva cúpula militar al completo, presidida por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, acudirá al Consejo de Defensa Nacional, que se reunirá en el Palacio de la Zarzuela por primera vez desde el cambio de Gobierno.

La reunión del Consejo, en la que se avalará la nueva Directiva de Defensa Nacional, estará presidida por el Rey Juan Carlos, que estará acompañado por el Príncipe Felipe. Su última convocatoria data de mayo de 2011, con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa.

Además del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Defensa, están convocados la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, el de Economía, Luis de Guindos, y el de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Foto: ABC.es

El Gobierno de Mariano Rajoy sustituyó este viernes, siete meses después de su llegada al poder, a los responsables de la cúpula militar, un cambio que todos los Ejecutivos suelen hacer entre sus primeras decisiones en esta materia, junto al cambio del máximo responsable militar, el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), que Defensa sí realizó a finales del pasado mes de diciembre.

Sin embargo, el actual ministro, Pedro Morenés, apostó desde un primer momento por esperar unos meses para llevar a cabo los nombramientos de los nuevos Jefes del Estado Mayor de los tres Ejércitos, con el objetivo de desligarlos directamente de la llegada del nuevo Ejecutivo y despolitizar de alguna manera sus sustituciones, intentando que dotarlos de un sentido más técnico.

Los nuevos miembros de la cúpula militar tendrán que lidiar con la difícil situación económica por la que pasa el país, que afecta directamente al presupuesto de las Fuerzas Armadas, que se ha visto reducido de forma importante en los últimos años, así como con los compromisos de pago de cerca de 30.000 millones de euros que hay con motivo de los diversos programas de modernización.

Esta reducción presupuestaria se verá reflejada en la disminución de los cursos de perfeccionamiento y una drástica reducción de las maniobras militares; la reducción de horas prácticas de vuelo y mar; la prácticamente segura baja del emblema de la Armada –el portaaviones Príncipe de Asturias–; la renegociación de algunos programas de modernización, con la reducción de las unidades compradas;

Los tres jefes de Estado Mayor de los tres Ejércitos tomarán posesión de su nuevo cargo este sábado 28 de julio en la sede del ministerio de Defensa, ubicada en el Paseo de la Castellana de Madrid.Después, harán lo propio en los Cuarteles Generales.

El martes, asistirán al Consejo de Defensa Nacional, donde se aprobará la Directiva de Defensa Nacional 1/2012, la primera firmada por Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, en la que se definen las grandes líneas de la política de Defensa para los próximos cuatro años. El acto, según las previsiones, estará presidido por Su Majestad el Rey don Juan Carlos.

El nuevo Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME) es el general Jaime Domínguez Buj, quien desde septiembre de 2009 era el Comandante del Mando de Operaciones. Responsabilidad suya fue la organización del operativo militar español en el ataque aliado contra Libia. No en vano, él mismo compareció en diversas ocasiones antes los medios de comunicación para dar detalles de la actividad militar española en el conflicto.

Nacido en Valencia en 1952, ingresó en el Ejército en 1970. Entre otros destinos, ocupó diversos puestos en la Subdirección General de Asuntos Internacionales de la Dirección General de Políticas de Defensa, en el Gabinete Técnico del Ministerio y en el Estado Mayor del Ejército. Estuvo al mando del Regimiento de Artillería nº 73 y fue secretario general del Mando de Adiestramiento y Doctrina. En 2007 fue nombrado asesor del Segundo jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra y en julio de 2008 jefe del Estado Mayor del Mando de Operaciones.

El nuevo Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA) es el almirante Jaime Muñoz-Delgado y Díaz del Río, quien hasta ahora desempeñaba las funciones de jefe de Apoyo Logístico de la Armada. Experto en submarinos, llega al cargo en un momento en el que no hay ninguno operativo, después de la baja del S-72 Siroco, de que el S-73 Mistral esté en plenas obras de la gran carena, el S-74 Tramontana esté parado pasando una revisión equivalente a la ITV de los coches, y que el S-71 Galerna sufriese un choque contra el pantalán del muelle de Cartagena hace una semanas y sufriese daños en el casco.

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1952, ingresó en la Escuela Naval Militar en 1971. Destinado en numerosos buques de la Armada, fue comandante del Patrullero Bergantín, del submarino S-72 Siroco y del buque de desembarco Hernán Cortés, así como comandante de la Flotilla de Submarinos. Fue jefe del Órgano Auxiliar de Jefatura de la Jefatura de Apoyo Logístico y director de Mantenimiento de esta misma Jefatura, así como almirante jefe del Arsenal de Cartagena.

Por su parte, el nuevo Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), es el general Francisco Javier García Arnaiz, quien desempeñaba desde agosto de 2010 el cargo de segundo jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire. Experto en cazas de combate, acumula más de 4.000 horas de vuelo en este tipo de aeronaves, exactamente, en los F-18 de las Alas 12 (Torrejón de Ardoz), 15 (Zaragoza) y 21 (Morón de la Frontera).

Nacido en Madrid en 1954, acabó su formación en la Academia General del Aire en 1976. Ha estado destinado en la Escuela de Polimotores, en el Ala 12, en el Cuartel General del Mando Operativo Aéreo, en el Ala 21, y en el Gabinete del Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire. Fue jefe del Ala 12 y jefe de la Base de Apoyo Avanzando en Herat (Afganistán). En diciembre de 2006 fue nombrado adjunto al Representante Militar ante el Comité Militar de la OTAN y ante el Comité Militar de la Unión Europea, y, a continuación, asesor del Estado Mayor del Ejército del Aire.

Fuente: LibertadDigital

17/07/2012 (Infodefensa.com)

El Ministerio de Defensa español podría estar preparando la reducción de unos 20.000 efectivos. De confirmarse esta medida, España se sumaría a la ola de recortes en el número de soldados que se está extendiendo entre todos los grandes países de Europa. Sumado a los recortes de personal que en los últimos meses se han anunciado para Gran Bretaña (20.000), Italia (33.000), Francia (54.000) y Alemania (40.000), la defensa de los cinco principales países europeos está llevando a cabo un recorte de cerca de 170.000 efectivos.

Gran Bretaña anunció hace menos de dos semanas que reducirá el número de soldados de su ejército en 20.000 efectivos, lo que supondrá pasar de los 102.000 con los que cuenta actualmente, a 82.000. El secretario de defensa, Philip Hammond fue el encargado de explicar este recorte en la Cámara de los Comunes británica a principios de este mes, dentro de un plan al que se ha bautizado como Army 2020 (Ejército 2010).

“Tras una década soportando operaciones, necesitamos transformar el ejército y construir una fuerza equilibrada, capaz y adaptable. Army 2020 creará un ejército más flexible y ágil”, explicó Hammond, que además adelantó que el nuevo ejército quedará dividido en dos partes: una formada por fuerzas de reacción para actuar rápidamente en las primeras fases de un conflicto, y otra compuesta por unas fuerzas adaptables, tal y como se denominan en la información de Army Recognition que recoge estas medidas.

Dos meses antes del anuncio británico, Italia aprobó un proyecto de reforma militar que contempla una reducción de 33.000 militares para ayudar a recortar en sus presupuestos 3.000 millones de euros desde ahora y hasta el año 2014.

El Ministro de Defensa italiano, Giampaolo Di Paola, según recogió Infodefensa, calificó esta reforma como una medida a “gran escala” a la altura de la supresión del servicio militar obligatorio en Italia hace más de una década.

El proyecto de ley italiano contempla que la fuerza de 183.000 militares con la que cuenta deberá reducirse hasta quedar en 150.000 en 2024, y que el 30 por ciento de las bases y propiedades de las Fuerzas Armadas habrán de ser vendidas en los próximos seis años.

La reducción de personal será más profunda en los rangos superiores: se suprimirá el 30% de los almirantes y generales en seis años y el 20% del resto de oficiales en diez años.

Por su parte, el Ministerio de Defensa Francés, deberá recortar su personal un 2,5% cada año, y sus presupuestos un 7% en 2013, y un 4% en 2014 y 2015, según una carta enviada a los ministerios por el primer ministro, de la que se hizo eco Defense News.

Francia concretará en los próximos meses sus nuevas líneas estratégicas para definir su ley de presupuestos militares 2014-2019, y previsiblemente a finales del verano dispondrá de un informe de la oficina nacional de auditoría sobre cómo marchan las reformas que ya se han puesto en práctica, entre las que se incluye una reducción de 54.000 puestos de trabajo militares desde este año y hasta 2016.

Alemania, para completar el panorama de los principales países europeos, es un caso aparte, ya que el año pasado fueron llamados a filas los últimos jóvenes que han cumplido con el servicio militar obligatorio en el gigante centroeuropeo. La profesionalización de las fuerzas armadas alemanas, aprobada por el gobierno de Ángela Merkel en diciembre de 2010, conlleva la reducción de sus efectivos desde los 220.000 con los que contaba el año pasado, hasta un máximo de entre 170.000 y 185.000. Es decir, en torno a 40.000 menos.

 

El ex ministro de Defensa Eduardo Serra advirtió de que "corremos el riesgo de quedar desguarnecidos" en la conferencia "Las Fuerzas Armadas españolas y su contribución al mantenimiento de la paz", que pronunció ayer, dentro del ciclo sobre política exterior programado por la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

El presidente de la Academia, Marcelino Oreja, con un salón abarrotado de público, entre el que se encontraban varios ex jefes de Estado Mayor del Ejército y autoridades del Ministerio de Defensa, presentó al conferenciante al que calificó de "hombre de Estado".

Tras la presentación, el Sr. Serra hizo un recorrido por la transformación sufrida por los ejércitos de España y por la propia política exterior española, que salió de su aislamiento de cerca de 300 años (acuerdos con Estados Unidos, ingresos en la OTAN, UE y final integración en la estructura militar de la Alianza). Afirmó que hoy, tras una modernización e internacionalización, disponemos de unas FAS "pequeñas pero bien dotadas". Sin embargo, alertó del riesgo de que, con  los recortes ya iniciados hace varios años, más los que posiblemente puedan llegar en posteriores presupuestos, "corremos el riesgo de quedar desguarnecidos". Y recordó cómo Gran Bretaña quedó desguarnecida militarmente tras la crisis del 29, que comparó con la actual.

Afirmó que los ejércitos españoles constituyen "una excelente herramienta de la política exterior, aunque se haya querido olvidar en algunos casos", para concluir que nuestra intervención en operaciones en los últimos años se encuentra "por encima de la que nos corresponde por nuestra situación en el mundo".

Haciendo una revisión de la situación estratégica mundial, señaló el ex ministro que hay varios países emergentes que están pasando de la vieja situación de "países satélites, a la de países asteroides sin órbita previsible" para concluir que, en su opinión, "el sistema de gobernanza mundial posterior a la Segunda Guerra Mundial se ha quedado viejo".

Comentó la impecable actuación de los más de 100.000 soldados españoles que han participado en 52 operaciones en el mundo, con 160 bajas mortales y sin una sola queja internacional y señaló, comparando con situaciones anteriores, sin posibilidad de actuación exterior, que las FAS españolas "se dieron la vuelta como un calcetín sin perder sus esencias".

Entre sus conclusiones, el orador destacó que las FAS españolas son hoy "un instrumento útil para la paz", "que dan visibilidad de España en el mundo contemporáneo, mejorando nuestro prestigio internacional". Igualmente valoró la importancia que la participación en este tipo de operaciones ha tenido para nuestros ejércitos, facilitando su puesta a punto operativa y logística, su estandarización y homologación y mejorando su capacidad de interlocución con otros ejércitos y con elementos civiles, por lo que son prestigiadas por el pueblo español que, sin embargo, destacó, no consiguen que el español dé el prestigio social que debiera corresponder al oficio militar. "Sigue sin gustarnos que nuestros hijos sean militares".
Para terminar, hizo hincapié en que resulta lamentable que esta labor en el exterior de nuestras FAS no sea aprovechada por nuestras empresas. Y agregó: "no por responsabilidad de nuestros militares".

Finalizó citando la conocida comparación de Ortega y Gasset entre la calidad de los ejércitos y la de la sociedad a la que sirven y concluyó afirmando que "si nuestras FAS tienen ese buen nivel, y si Ortega tenía razón, nos digan lo que nos digan, España no está tan mal".


Fuente: Atenea Digital

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar