Fuente: mde.es Fuente: mde.es

Tres patas de un mismo banco

12/12/2016 -

La Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas1 ofrece al militar varias vías para elevar problemas, iniciativas, propuestas, quejas e inquietudes sobre el régimen de personal y condiciones de vida: el conducto reglamentario o regular, las iniciativas y quejas desarrolladas por el  Real Decreto 176/2014, de 21 de marzo, y, finalmente, las asociaciones profesionales.  Todas ellas son compatibles, sin perjuicio de ejercitar las acciones legales que pudieran corresponder.

El militar tiene derecho al uso de una, dos o las tres vías y luego irse a pleitear a los tribunales, o tomar esta última como primera opción. El incumplimiento y la limitación arbitraria por el mando de alguna de las vías deben ser denunciados pues están sancionados en el Régimen Disciplinario e incluso en el Código Penal Militar.

Claro que hay numerosos defensores a ultranza del conducto regular, y por supuesto que puede ser útil, pero en un ámbito muy reducido y condicionado por la losa de los Informes Personales de Calificación.

Sobre las iniciativas y quejas que parten del esquema del conducto reglamentario pero que dan un paso más hacia los Mandos de Personal y la Subsecretaría de Defensa, han permitido la solución de algunos pequeños problemas, si bien habrá que esperar algún tiempo para hacer una valoración adecuada del procedimiento.

Las asociaciones profesionales, que se han constituido para quedarse, forman parte de las Fuerzas Armadas y, guste o no, deben ser consideradas en la dirección y la gestión de las mismas en lo referente a materia de personal. Los mandos –todos- vamos a tener que mandar bien o mejor. No vale arengar continuamente con que el personal es el activo más importante y luego ignorar sus intereses profesionales, económicos y sociales o negar su problemática.

Se debe desterrar de una vez por todas esa premisa falsa y torticera de que pertenecer a una asociación profesional es sinónimo de mal militar, por el contrario, colaborar en la mejora del régimen del personal de las Fuerzas Armadas debería ser una de las principales obligaciones de todos sus miembros, pues a buen seguro se evitarían los graves errores que nos han afectado en el pasado reciente.

 


1 http://www.asfaspro.es/ASFASPRO/DOCUMENTOS/LODDFAS/LODDFAS_9-2011.pdf 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar