ASFASPRO ha realizado un informe sobre la jornada laboral de los miembros de las Fuerzas Armadas. El militar, por la singularidad de sus cometidos y su permanente disponibilidad, está sometido a un régimen de horarios distinto al de los demás funcionarios públicos. El exceso de horas en relación a las mil seiscientas cuarenta y siete horas anuales, que contempla la OM 121/2006, de 4 de octubre es una circunstancia normal, lo excepcional es que coincida. La prestación de guardias y servicios, que tienen especial incidencia en la escala de suboficiales y militares de tropa y marinería, no se compensa adecuadamente.

Las consecuencias de esto son el exceso de horas sin compensación alguna, que pone al militar en situación de perjuicio respecto al resto de personal perteneciente a las Administraciones Públicas, además de dificultar la conciliación de la vida profesional, personal y familiar.

ASFASPRO propone, entre otras, establecer medidas de control efectivo del horario que permitan compensar de manera justa y equitativa a los militares, especialmente a los suboficiales y militares de tropa y marinería, que son los que más sufren las guardias y los servicios. La creación de un banco de horas de trabajo de sobresfuerzo para que cada militar pueda compensar económicamente las horas o días de baja temporal.


- Modificación de la OM 190/2001, de 10 de septiembre, por la que se dictan normas para la aplicación del complemento de dedicación especial para establecer un nuevo modelo de reparto que posibilite la compensación económica descrita sin que suponga incremento de gasto alguno. En los Presupuestos del Ministerio de Defensa para el año 2013 se mantienen los incentivos y complementos de dedicación especial por un importe de 156,5 millones de euros.
- Fijar compensaciones horarias similares a las implantadas en otros Ministerios.
- Transformar las Unidades de Seguridad de las bases y acuartelamientos en Unidades de Policía Militar/Naval/Aérea que desempeñen las guardias de seguridad. Esta medida aliviaría el exceso de horas de servicio asumidas por el personal que las presta y redundaría en una mejora sustancial de la Seguridad.
- Adoptar, como norma general, la jornada intensiva en todas las Unidades de las FAS.

 

Portada Informes 

Descargar Informe

ASFASPRO ha realizado un nuevo informe sobre la promocion a las escalas de oficiales en las convocatorias del año 2012. En él se recoge la problemática que los suboficiales tienen al ver frustradas sus legítimas expectativas de promoción por los numerosos límites impuestos. La promoción carece de un decidido apoyo tanto en la captación y preparación como en el acceso y en los planes de estudios. Tan sólo un testimonial 7,6% de las plazas totales convocadas (592) ha sido cubierto por suboficiales. El Ejército del Aire es el único que ha conseguido buenos resultados en las convocatorias al Cuerpo General.

Las consecuencias son la acumulación de plazas de promoción a ingreso directo disparan los costes en enseñanza y la falta de valoración del suboficial dentro de la institución contribuye a su desmotivación.

Con el fin de solucionar este problema y potenciar la promoción de los militares de carrera se proponen 14 medidas, entre ellas:
- Eliminar el límite de 3 convocatorias.
- Establecer un periodo transitorio sin límite de edad para la promoción sin titulación universitaria a los Cuerpos Generales e Infantería de Marina.
- Establecer un periodo transitorio en el que sea válida cualquier titulación universitaria para el acceso a los Cuerpos Generales e Infantería de Marina.
- En el caso del acceso por promoción de los militares de carrera con titulación universitaria a los Cuerpos Generales, que lógicamente ya tienen formación militar, establecer un plan de estudios de un solo curso escolar independiente de ingreso directo. Además, con objeto de reducir costes, hasta un 50% del mismo sería en la modalidad a distancia.
- Los aspirantes que no aporten el certificado del perfil lingüístico, en su lugar, realizarán una prueba de lengua inglesa de las mismas característica que se definen para el ingreso directo.
- Aplicación de coeficiente corrector o deflactor según la edad en las pruebas físicas de las convocatorias y de los planes de estudios.
- Cursos a distancia de preparación.
- Acumulación de las plazas de promoción entre cupos y en caso de no cubrirse se acumularían a la convocatoria del año siguiente.

Portada Informes

 Descargar informe

La Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO), se constituye el día 20 de diciembre de 2011, al amparo del artículo 22 de la Constitución Española y de la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas.

 Recopilación de Informes y Propuestas

(Actualizado en octubre de 2012)

ASFASPRO, en estrecha colaboración con ASFAS, ha realizado una recopilación de todos los informes y propuestas efectuadas hasta el momento, que incluye prácticamente la totalidad de la abundante y variada problemática que soporta la Escala de Suboficiales.

En la elaboración de estos informes y propuestas se ha dedicado un gran esfuerzo por parte de la Junta Directiva y algunos colaboradores de ambas asociaciones, aunque pensamos que el resultado ha merecido la pena, ya que en ellos se refleja con gran claridad, cada uno de los asuntos que preocupan a los Suboficiales, y que servirá para que quien los lea, conozca mejor cuales son y porqué se han producido.

En estos informes, además de analizar con rigor la legislación vigente que para cada tema concreto existe, se proponen soluciones, alguna de ellas muy fáciles de acometer, para resolver los agravios a los que actualmente se enfrenta la Escala de Suboficiales.

Es en definitiva, una  recopilación de los informes y propuestas más importantes, y que todo socio de ASFASPRO o ASFAS debería de tener y conocer. Este precisamente es el  motivo principal que nos ha llevado a realizarlo. Esperamos conseguir que se divulgue entre todos nosotros. Por nuestra parte, nos comprometemos a hacerlo llegar a las instituciones y organismos que tienen que velar para que todos nuestros problemas se solucionen.

El Informe personal de calificación (IPEC) constituye, conforme a la Ley 39/2007 de la carrera militar de 19 de noviembre, uno de los pilares fundamentales de los procesos de evaluación para el ascenso y para la asistencia a determinados cursos, tal y como prevé el Reglamento de Evaluaciones y Ascensos de las Fuerzas Armadas aprobado por RD 168/2009, de 13 de febrero. Su objetivo, es la evaluación profesional del militar en el desempeño de su profesión.

Sacamos a la luz un nuevo informe, que ya ha sido remitido a las autoridades del Ministerio y a los responsables de los grupos políticos que forman parte de la Comisión de Defensa, en el que, entre otras cosas, proponemos lo siguiente:

Eliminar de forma inmediata el uso de los IPEC´s como elemento de valoración en los procesos de evaluación, de asignación de destinos y de cursos, en tanto no se estudie dentro del Consejo de Personal un procedimiento más transparente, imparcial, eficiente y eficaz de valoración del desempeño.

Subsidiariamente, si se considera necesario mantenerlo para evitar litigiosidad, reducir su peso en las evaluaciones a un 10% hasta que se disponga del citado procedimiento.

Portada Propuestas

Ver el informe

Los suboficiales no pretenden eludir sus responsabilidades. Conocen, mejor que nadie, porque las sufren como ningún otro colectivo militar, las vicisitudes de las diferentes guardias y servicios. No en vano, durante toda su vida laboral prestan fielmente las que les corresponden y las que heredan por falta de oficiales o con el único objeto de descargar a éstos de servicios. Y posiblemente sean los más indicados para tener una idea global de las virtudes y carencias del sistema. Los suboficiales no aspiran a reducir sus deberes, pero sí a racionalizar los recursos humanos y materiales. Si, a la vez, se consigue mejorar sustancialmente la seguridad de las instalaciones de las Fuerzas Armadas, el éxito será doble.
 
Portada Informe Seguridad

Se propone la transformación de las Unidades de Seguridad de las BAE,s en Unidades de Policía Militar, potenciándolas y dotándolas de medios humanos y materiales, de modo que se encuentren en condiciones de asumir plenamente la seguridad de las instalaciones, descargando de este cometido al personal de las unidades alojadas que podrá dedicarse exclusivamente a sus misiones específicas.

Se plantea, por lo tanto, la puesta en marcha de un Servicio de Seguridad Integral, adaptado a las características de cada instalación militar, que aglutine las misiones que actualmente son prestadas por tres guardias diferentes; complementado por un Servicio de Guardia de Orden Funcional, de empleo acorde a la envergadura de la BAE, que, sin tener que estar presente en las instalaciones tras la finalización de las actividades diarias, pueda prestar apoyo a aquél en aquellos aspectos puntuales derivados del funcionamiento orgánico de cada unidad.


De la aprobación del Reglamento de ingreso y promoción y de la provisión de plazas para este año 2010 sólo se puede extraer la conclusión de que la promoción, para el colectivo de suboficiales, es meramente testimonial y anecdótica, un imperativo de la Ley de la Carrera Militar, plagada de requisitos-obstáculos y encaminada a quedar desierta y pasar al ingreso directo.


Evaluación, análisis
y propuestas
RD 35/2011 Promoción interna. Evaluación, análisis y propuestas

clic aqui para abrir

Promoción interna.
Análisis y propuestas
Promoción interna, análisis y propuestas

clic aqui para abrir

Reducción de plazas de Oficial
para Suboficiales
Reducción de plazas Oficial para Suboficiales

clic aqui para abrir

Según las Reales Ordenanzas el primer y más fundamental deber del militar es la disposición permanente para defender a España, incluso con la entrega de la vida cuando fuera necesario. Este honroso deber de muerte es incompatible con el menosprecio indignante al que se somete en vida al colectivo de suboficiales. Es un menosprecio palpable en cada norma, en cada reglamento y hasta en la misma Ley de la carrera.

En tiempos de restricciones del gasto público, ¿qué es más barato?: ¿formar un oficial en cinco cursos académicos procedente de la calle o formar un oficial en un curso académico procedente de suboficial con titulación universitaria?

Pues para la Ministra Chacón, Licenciada en Derecho y con estudios de postgrado, la mejor es la primera opción. Por cierto, si la Ministra fuera Suboficial, con esa titulación, no podría opositar a Oficial.

En Septiembre de 2011, ASFAS realizó el informe: ‘Escala de Suboficiales: problemática actual, normas que se deben modificar y posibles soluciones a los agravios producidos por la aplicación de las mismas’.

 

Portada Informes

Como veréis, se trata de un resumen de nuestros agravios más “sangrantes” (que no todos) y los que creemos de más urgente y asequible solución. Con esas premisas se ha confeccionado este documento.

 

Se ha remitido a los políticos y a cuantas personas creemos puedan ayudar en la solución de los problemas de nuestra escala.

 

Sentiros con libertad absoluta para hacer cuantas sugerencias creáis oportunas. Ya sabéis que aunque el documento se haya enviado, no implica que no tengamos derecho o posibilidad de cambiarlo o mejorarlo. Todo tiene solución en esta vida… o casi. Es importante colaborar y dar vuestra opinión al respecto. Sería poco inteligente por nuestra parte, no cambiar o mejorar aquello que veamos susceptible de mejora por la peregrina excusa de que ya se ha remitido. Recordar que no somos profesionales de “esto” y hacemos lo que podemos y lo mejor que sabemos.

 

Gracias a todos por vuestro trabajo e implicación. Estamos en un momento crucial y creemos que se debe hacer un último esfuerzo por revertir nuestra peculiar situación . Ahora, por primera vez en nuestra historia, tenemos la oportunidad de que se nos escuche.


HAGÁMOSLO REALIDAD, NO LO DESAPROVECHEMOS.

 

ASFAS ha tenido acceso a un documento en el que, el mando por primera vez, y haciendo referencia al Informe Campaña Calificación 2011, reconoce:

“la disparidad de criterios aplicados por los Mandos para la calificación del personal subordinado”

y solicita:

“la aplicación de un factor de corrección que normalice las mismas”, o bien, que “las calificaciones correspondientes al año 2011 tengan exclusivamente un carácter experimental y no tengan ningún valor para Evaluaciones y clasificaciones y/o asistencia a Cursos de Capacitación y Superiores”.

En este documento (solo visible para los socios), se refieren únicamente a los IPEC,s correspondientes al año 2011, pero… ¿qué ocurre con los años anteriores?. ¿Han sido menos injustos los IPEC,s de años pasados?. ¿Se soluciona con esto la injusticia que suponen los IPEC,s?. Desde ASFAS aseveramos que no es así, tal y como ya se anticipó en nuestro informe titulado “Problemática de la Escala de Suboficiales”, y del que se puede ver un resumen a continuación:

“No podemos finalizar este apartado sin hablar del IPEC. Hasta el 1 de enero del 2011, fecha de entrada en vigor del la O.M. 55/2010, el sistema utilizado era torticero, injusto, subjetivo por definición y falto de transparencia; ya que puntuaban sobre determinados aspectos de las personas que, refutados especialistas en psicología, hubieran tenido dificultades en valorar y apreciar.

La Orden Ministerial 55/2010, de 10 de septiembre, por la que se determina el nuevo modelo y las normas reguladoras de los informes personales de calificación (IPEC), racionaliza determinados aspectos del sistema de calificación, pero sigue siendo un informe subjetivo, y por tanto injusto.

Se ha pretendido dar un formato más racional y ahora, al menos, se permite conocer las calificaciones, formular alegaciones y ser asesorado en aquellos aspectos que, a criterio del evaluador, se deban mejorar.

Explicado así, podría parecer que por fin se ha encontrado la solución ideal. Nada más lejos de la realidad. Desde la Jefatura de los diferentes Ejércitos, han dimanado normas de cómo se debe cumplimentar el IPEC. Cada Jefe de Unidad, a su vez, está interpretando esas normas a su particular criterio y llegamos al esperpéntico caso de que se deben cumplir, como máximo, un determinado número de porcentajes.

Citamos literalmente un párrafo recogido de una de esas normas ―De manera que la Junta, por ejemplo, determina primero CUANTOS Tenientes va a calificar y si son 10, por ejemplo, fija que 1 deberá ser Excelente, 4 serán Muy Buenos, 3 serán Buenos y 2 Serán Normales‖. El número de cada calificación viene determinado por el empleo que se ostenta.

Por último y no menos importante, está el tema de las alegaciones. A pesar de que se pueden hacer, estas se manifiestan ante el mismo evaluador, con lo que a nivel práctico, que es lo que le interesa al evaluado, no tienen ninguna repercusión efectiva.

La gravedad se acrecienta cuando estos informes, por su peso en la nota final de las evaluaciones, son la base sobre la cual se sustenta el futuro de los militares para su ascenso, destinos y realización profesional.

Aplicando el sentido común, desde ASFAS proponemos lo siguiente:

  • El estudio de la normativa sobre evaluaciones en el futuro Consejo de Personal y su posterior reforma, teniendo en cuenta especialmente el empleo al que se asciende.
  • Las evaluaciones deben basarse en métodos objetivos que valoren realmente el mérito y la capacidad profesional del interesado, como los cursos de capacitación y sus exámenes correspondientes o la trayectoria profesional: cursos de especialización, ejercicios tácticos, días de mar, misiones, mando de unidades, etc.
  • La publicidad y transparencia han de regir cada uno de las fases del proceso de evaluación, especialmente cuando el Órgano de evaluación modifique las notas finales.
  • En todo caso, el IPEC nunca podrá suponer más del 10% de la nota final.

Esperamos que esto sirva para que se cambien o eliminen los IPEC,s, pero…..  ¿cómo se reparan los daños ocasionados por la importancia dada a los IPECS  en evaluaciones pasadas? (saltos en los ascensos, destinos que no se han alcanzado, cursos a los que no se ha podido asistir, etc.).

Junta Directiva ASFAS.

Una vez más ASFAS, en esta ocasión contando con la colaboración de la Junta Directiva de ASFASPRO, ha realizado un informe acerca de la problemática que afecta a todos los suboficiales, en el que se resumen de forma precisa los agravios más importantes, aportando soluciones y realizando propuestas, que serían fáciles de llevar a cabo.

Portada Propuestas

 Son numerosos los problemas que actualmente afectan a la Escala de Suboficiales, pero de todos ellos, son siete los asuntos más conflictivos, no solo para el colectivo, sino para las Fuerzas Armadas en general.

 

Un elevado porcentaje de estos conflictos han sido generados por la actual Ley de la Carrera Militar y su normativa de desarrollo; otros por la falta de regímenes transitorios coherentes de legislaciones anteriores, pero todos tienen un común denominador que es la falta de voluntad manifiesta para reparar agravios y ofrecer a los suboficiales una digna, valorada y verdadera carrera profesional, con posibilidades reales y no arbitrarias de promoción, tanto vertical como horizontal.

 

En líneas generales, se propone la devolución de los derechos de ascenso de todos aquellos suboficiales realmente afectados por la aplicación de la disposición transitoria séptima. Además, se insta a la aplicación de la disposición adicional décima a todos aquellos suboficiales, especialmente del Ejército del Aire, cuyas expectativas profesionales eran similares a las del antiguo Cuerpo de Suboficiales del Ejército de Tierra, que se integraron como oficiales en la Escala Auxiliar.

También se expone la mejora integral de la promoción interna.

 

En relación con las evaluaciones y ascensos, se propone fijar un amplio período transitorio para poder cambiar las trayectorias profesionales y que el Consejo de Personal pueda actuar sobre la normativa reglamentaria. Por otro lado, como medida urgente y necesaria, se apuesta por la reordenación del escalafón del Ejército del Aire por fecha de adquisición del empleo de sargento.

 

Finalmente, se plantea la reclasificación de los trienios perfeccionados como suboficial en el grupo A2.