MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha anunciado en el Congreso de los Diputados que va a "comenzar conversaciones" con el Ministerio de Hacienda para "buscar soluciones" al modo en el que se presupuestan las misiones en el exterior, que ha sido criticado por el Tribunal de Cuentas, y que pasarán por elevar la dotación inicial y recurrir menos al fondo de contingencia.

Durante su intervención en el Pleno del Congreso para explicar el proyecto de presupuestos de su Departamento para 2013, Morenés ha explicado que el Ministerio quiere modificar el modelo actual, según el cual en los presupuestos se incluye una dotación fija de 14 millones de euros y la diferencia hasta el pago final --que en 2012 alcanzará unos 766 millones de euros-- se cubre acudiendo al fondo de contingencia.

El ministro ha reconocido que la solución es "compleja", porque el pago de las misiones se enfrenta a varios problemas. En concreto, ha recordado que el presupuesto de las misiones en el exterior no se calcula hasta que el Gobierno no aprueba, a finales de año, los escenarios donde participan las tropas, lo que supone un "desfase temporal" con los presupuestos, cuyo proyecto debe presentarse antes del 1 de octubre.

Además, Morenés ha recalcado la "imprevisibilidad de muchas de las operaciones" militares, como se puso de manifiesto con las misiones en Haití y Libia, y a la "propia variabilidad" de las de larga duración.

Por todo esto, ha recalcado, es "prácticamente imposible presupuestar la totalidad de las partidas" de las misiones con una "cifra cerrada" en el proyecto de presupuestos, aunque se van a buscar "soluciones de futuro" con el Ministerio de Hacienda para encontrar un "acomodo contable más previsible que la actual", lo que pasará por la "elevación de la dotación y el decremento del recurso al fondo de contingencia".

Dicho esto, Morenés ha adelantado que en 2013 la factura de las misiones en el exterior será "ligeramente inferior" a la de 2012 y ha previsto una "progresiva disminución" del gasto en las operaciones internacionales que "se verá con mayor claridad cuando vayan concluyendo los costosos procesos de retorno de efectivos" que se están desarrollando en Líbano y Afganistán.

CRITICAS DE LA OPOSICIÓN

Precisamente el modo en que se presupuestan las misiones en el exterior ha sido objeto de críticas por portavoces de la oposición, que han pedido mayor "transparencia" en este capítulo y han denunciado que, por esto y otras cuestiones, los presupuestos de Defensa "no son creíbles".

Así lo han dicho los diputados de UPyD, Irene Lozano, y la Izquierda Plural, José Luis Centella, quien ha pedido al ministro que "diga a los españoles lo que de verdad se van a gastar" en Defensa. Para ello, ha recalcado, habría que tener en cuenta los pagos que se hagan a la industria de Defensa, como los aprobados en el real decreto del pasado septiembre que otorgó un crédito de cerca de 1.783 millones de euros para deuda con las empresas.

Por parte del PSOE, su portavoz de Defensa, Diego López Garrido, ha recalcado que mientras en la "última parte de la legislatura anterior" los gastos de Defensa disminuyeron, este año han aumentado "un 10,8%", después de la aprobación del crédito extraordinario, que sitúa el gasto en Defensa en el "1% del Producto Interior Bruto".

Previamente, Morenés ha insistido en que el presupuesto de Defensa ha caído "casi un 30%" desde 2008 y el "esfuerzo" del país en estas políticas es "muy inferior" al de los países de su entorno, en la OTAN y en la Unión Europea.

Además, ha advertido de que los recortes pueden llevar al país a "un punto en el que tanto trabajo asumido y tanto sacrificio de varias generaciones pueda convertirse en irrelevante".

En cualquier caso, ha asegurado que Defensa continuará contribuyendo a la lucha por la "contención y la reducción del déficit" en la que está todo el Gobierno. "Ningún contribuyente puede dudar de la magnitud del esfuerzo de las Fuerzas Armadas para mantener su capacidad operativa en estas circunstancias", ha dicho.

Fuente: EuropaPress

El Ministerio plantea para esta legislatura revisar la Estrategia de Seguridad Nacional, racionalizar las estructuras de las Fuerzas Armadas y elaborar unos presupuestos más restrictivos

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha firmado la nueva Directiva de Política de Defensa para esta legislatura que plantea revisar la Estrategia de Seguridad Nacional, racionalizar las estructuras de las Fuerzas Armadas y elaborar unos presupuestos más restrictivos que atiendan prioritariamente a los compromisos de los programas de armamento.

Esta nueva norma, firmada por el ministro, responde a la Directiva de Defensa Nacional aprobada por el presidente del Gobierno el pasado mes de julio.

El departamento de Morenés señala en un comunicado que la nueva Directiva contempla como puntos iniciales: la racionalización de las estructuras de la seguridad nacional, la preservación de las capacidades de disuasión, el mantenimiento de las relaciones internacionales en materia de defensa, la adaptación de estructuras de las Fuerzas Armadas y el Impulso a la presencia internacional de la industria nacional.

En el panorama internacional identifica como lo más significativo la emergencia de nuevas potencias mundiales, la crisis financiera y económica, la convulsión del entorno mediterráneo, la inestabilidad en el Sahel, la proliferación nuclear y la piratería. Define como zonas geográficas de mayor interés: Asia Central, y, más concretamente Afganistán e Iberoamérica por los especiales lazos históricos, estratégicos y económicos.

Como novedad destaca la crisis financiero-económica que afecta de manera severa a los países de nuestro entorno y a España. La Directiva de Política de Defensa identifica como necesidades de la Defensa la ampliación de las estructuras de Seguridad y Defensa para fortalecer la posición de España en el contexto internacional, el mantenimiento de la capacidad de despliegue de las Fuerzas Armadas y el incremento de las relaciones bilaterales en el ámbito de la defensa con naciones que comparten intereses comunes con España.

Asimismo contempla la revisión de las estructuras orgánicas de las Fuerzas Armadas para hacerlas más eficientes y el reforzamiento de los sistemas de obtención de información y de elaboración de inteligencia para apoyar a las operaciones. El documento también apuesta por la contribución a la consolidación de la industria nacional de defensa para mantener su competitividad y reforzar su presencia internacional.

Fuente: ABC.es

ASFASPRO, con el único ánimo de explicar de forma sencilla y fácilmente entendible, emite este informe después de analizar el presupuesto de defensa para el año 2013.
Si intentamos simplificar el problema, para su mejor entendimiento, podemos asimilar el Estado a una Comunidad de Vecinos, donde con nuestras cuotas (impuestos) debemos sufragar el gasto corriente y las posibles inversiones en las que debamos incurrir para alargar la vida útil de nuestro inmueble.

DocumentoPDF

Ver comentarios.


MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha presidido este lunes la constitución del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, nuevo órgano de interlocución del Ministerio con las asociaciones profesionales de militares, que han expresado su satisfacción por este día "histórico".

En el Consejo de Personal participan representantes de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) y la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO), las dos asociaciones que han alcanzado los requisitos necesarios.

El acto de constitución ha estado presidido por Morenés quien ha dirigido la reunión, en la que también han tomado la palabra los dos representantes de las asociaciones, el subteniente Jorge Bravo de AUME y el subteniente Pedro Amador, de ASFASPRO.

Dado que el reglamento del Consejo establece que el número de representantes del Ministerio debe ser como mínimo de cinco, finalmente los dos representantes de las asociaciones han ido acompañados por dos suplentes cada uno y Defensa ha aportado seis representantes, entre ellos la subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez-Alcahud.

Los dos representantes han coincidido en señalar, en declaraciones a Europa Press, la buena disposición por parte de la subsecretaria a la hora de crear este órgano, que nace de la Ley de Derechos y Deberes de los militares que entró en vigor en 2011.

"SENSACIÓN MUY POSITIVA"

"Tenemos una sensación muy positiva, la subsecretaria se ha mostrado muy preocupada por nuestros problemas y con voluntad de buscar vías de solución", ha explicado el representante de ASFASPRO, que ha destacado que, gracias a este órgano, "por primera vez los suboficiales van a poder dar su opinión" ante el Ministerio sobre asuntos que les atañen.

El representante y presidente de AUME ha asegurado que el comienzo es "bueno" porque "se han cumplido las expectativas" y ha recalcado que este "momento histórico" llega "después de siete años" en que su asociación ha estado "persiguiendo" la creación de un órgano de interlocución.

Una vez constituido el pleno del Consejo, está previsto que se reúna por primera vez para comenzar a trabajar a finales de noviembre o principios de octubre. Antes, tendrá lugar una reunión informal para establecer el orden del día.

Según les ha explicado la subsecretaria, entre los primeros asuntos que Defensa llevará al Consejo está la orden para la presentación de quejas y sugerencias y el anteproyecto de ley del nuevo Régimen Disciplinario.

Por su parte, AUME llevará una propuesta para abordar de manera "omnicomprensiva" los nuevos conductos de presentación de iniciativas ante el Ministerio, así como otras propuestas sobre "la incidencia de los recortes en las Fuerzas Armadas, según ha explicado Bravo.

El reglamento del Consejo precisa que este órgano será el lugar de "participación de las asociaciones profesionales" de militares y de su "interlocución" con el Ministerio de Defensa en materias relacionadas con el estatuto y condición de militar, el ejercicio de los derechos y libertades, el régimen de personal y las condiciones de vida y trabajo en las unidades.

Entre otras funciones, deberá "recibir, analizar y valorar propuestas o sugerencias profesionales independientemente de que estén representadas o no en el Consejo de Personal", así como "ser oído" en cuestiones que afecten a asuntos sociales, profesionales y económicos.

Según el reglamento, el Consejo de Personal elaborará informes en los que recogerá los "acuerdos alcanzados" en los temas que figuren en el orden del día cuando haya "consenso" entre los representantes de las asociaciones profesionales y los del Ministerio de Defensa.

El Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, órgano de participación de las asociaciones de militares con el Ministerio de Defensa, se ha constituido este lunes con una primera reunión presidida por el ministro de Defensa, Pedro Morenés.

Con meses de retraso sobre el plazo fijado por la Ley Orgánica de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, sus 12 integrantes -seis del Ministerio y seis de las asociaciones- han celebrado su primera reunión en la sede de Defensa.

Su principal asunto en los próximos meses será la reforma de la Ley de Carrera Militar, una de las peticiones de las asociaciones, pero se está a la espera de un dictamen previo de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, según estableció la Ley de Deberes y Derechos.

La subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez-Alcahud, ha encabezado la delegación ministerial, que ha contado también con representantes de las direcciones de Personal, Reclutamiento y Enseñanza Militar, de los mandos de Personal de los Ejércitos de Tierra y Aire, y de la jefatura de Personal de la Armada.

Por parte de las asociaciones profesionales han asistido Pedro Amador, representante de Asfaspro- asociación profesional de suboficiales- y Jorge Bravo, de AUME -asociación unificada de militares españoles-, así como dos suplentes de cada una de ellas.

Finalizada sesión constitutiva del Consejo de Personal, AUME ha hecho una "valoración positiva".

El Consejo de Personal analizará el estatuto y la condición militar, el ejercicio de los derechos y libertades, el régimen de personal y las condiciones de vida y trabajo en las unidades.

Se encargará de debatir las propuestas de las asociaciones y sus conclusiones se elevarán al Observatorio de la Vida Militar, órgano adscrito a las Cortes Generales, de conformidad con lo previsto en la ley orgánica de derechos y deberes de los militares.

El Consejo podrá crear comisiones de trabajo y tendrá un Secretario Permanente, "una figura que contará con apoyo administrativo".

El primer secretario del Consejo es el coronel del Ejército de Tierra Jesús de Ramos Calvente, a quien la subsecretaria de Defensa nombró vocal asesor de su Gabinete Técnico en una orden firmada el 24 de mayo.

Fuente: ElMundo.es

Fotografía: Minisdef

Tras su intervención inicial, el ministro de Defensa respondió a las preguntas de tres periodistas: Gloria Lomana, directora de informativos de Antena 3; Javier González Ferrari, presidente de Onda Cero, y Francisco Marhuenda, director de LA RAZÓN. 

–GLORIA LOMANA: El JEMAD ha dicho que si se agudizan las restricciones, existe el riesgo de que las Fuerzas Armadas acaben huecas y frágiles. ¿Comparte esta afirmación? ¿Teme que se queden obsoletas por el descenso de inversiones?
–PEDRO MORENÉS:  En Defensa no nos lamentamos jamás pase lo que pase. Es verdad que la descripción objetiva sobre la inversión que hace España en Defensa, teniendo en cuenta la riqueza y el PIB que tiene España, es entendida de una manera. Sin embargo, en otros países de nuestro entorno, esta inversión se hace con más intensidad financiera. Me preocupa que vayamos descapitalizando la Defensa de una manera que no tenga presente cuál es la misión de la Defensa, que no es sólo estar, sino que es ser operativa y eficaz, y servir a lo que la Nación le pide. No tengo miedo a que la Defensa sea inoperante. No vamos a ser como Costa Rica, que no tienen Defensa. Tenemos que hacerlo mejor cada día. Creo que lo que ha dicho el jefe de Estado Mayor es que corremos un riesgo, y yo lo comparto, pero el siniestro no ha llegado todavía.
–G. L.: Un sector del Ejército se ha manifestado sobre la necesidad de intervenir en Cataluña si se dan pasos independentistas. ¿Cree que dentro del Ejército hay ruido interno en las fuerzas Armadas por este asunto?
–P. M.: Desconozco que haya un sector en el Ejército que se haya manifestado sobre este asunto. Las Fuerzas Armadas hace mucho tiempo que están dentro de los ámbitos  de la organización social moderna y avanzada. El Ejército da permanentemente ejemplo de solidez y ha mostrado un profundo amor por España, que a pesar de las dificultades por las que está pasando, nos dará muchas alegrías en el futuro si hacemos las cosas bien y si somos capaces de ser austeros cuando hay que serlo. En eso es en lo que hay que estar ahora. Lo demás son ruidos innecesarios y aseguro que el Ejército sabe perfectamente donde está, qué hace y a qué sirve.
–G. L: Ruidos innecesarios pero que han sido públicos...
– P.M: Usted ha dicho un sector del Ejército y yo no tengo ninguna constancia de que un sector del Ejército haya hecho cualquier tipo de manifestaciones.
–JAVIER GONZÁLEZ-FERRARI:  La televisión pública catalana ofreció una parodia sobre un ejército atrabiliario que intentaba detener a Mas. Hay un desafío soberanista. ¿Le preocupa que alguien llegue un día a su despacho y le pida disciplina pero no entusiasmo?
–P.M.: Me preocuparía que me dijesen «no me pidas entusiasmo»; pero no por esa razón, sino porque si entusiasmo es sinónimo de moral y de ganas de hacer las cosas bien, las Fuerzas Armadas tienen que tener ese plus de vocación que comporta entusiasmo. Las parodias identifican a los que las hacen, no a los parodiados. Los militares son lo importante y se merecen el respeto de no ser identificados por nadie con ese tipo de espectáculo lamentable.
–J.G.F.: Incendios, inundaciones... en este país pasa de todo. ¿Hay partidas suficientes para que la UME siga siendo la mayor garantía cuando exista un desastre?
–P.M.: La UME ha demostrado que en la gestión militar de esos asuntos es muy operativa, profesional, goza de una gran organización y tiene la capacidad de responder. Se han quemado más de 170.000 hectáreas en España, se han inundado grandes zonas de Murcia, Almería y parte de Málaga, donde ha estado desplegada por encima del 80% con sus relevos necesarios. Por esto, va a ser apoyada financieramente y creemos que es clave para abordar los problemas de España de una manera cohesionada.
–FRANCISCO MARHUENDA: Uno de los elementos que da prestigio son las misiones en el exterior, como la de Afganistán. ¿Se están cumpliendo los objetivos y se va a adelantar el regreso? ¿Podría haber en el futuro una misión en el Sahel?
–P.M.: Si se dan las tres condiciones, es decir, el cumplimiento de la misión, el cumplimiento de nuestros acuerdos con los aliados y la seguridad de nuestras tropas allí, podríamos adelantar el repliegue porque evidentemente estamos allí para esas tres cosas. No estamos allí para otras cosas. En ese camino estamos, y las impresiones son que en nuestra zona lo estamos haciendo bien. Como lo están haciendo los militares, lo están haciendo bien. Y eso es bueno porque nos permite traernos determinados tipos de recursos que en su caso y en su momento, y una vez que se analizase cualquier circunstancia que hiciese necesaria la intervención de nuestras Fuerzas Armadas conjuntamente con otros en escenarios de riesgo para España, lo podríamos hacer. En cuanto al Sahel, no está prevista ningún tipo de intervención de combate. Otra cosa es que estemos muy atentos de lo que pase en el Sahel, y nos podamos comprometer con formar a determinadas fuerzas que hay allí en los aspectos operativos y logísticos para que cumplan su misión. No se olviden de que a los africanos –cosa que me parece bastante razonable– no les gusta que haya intervenciones de fuera de África. Lo han manifestado en muchísimas ocasiones y se entiende. Pero sí les gusta mucho que Europa les ayude a cumplir con sus misiones. En esa doble petición de no intervención directa y de asistencia para la intervención de ellos, es en lo que en estos momentos estamos, probablemente mañana, aunque no directamente en sede OTAN, podamos tener conversaciones con nuestros homólogos franceses, portugueses, italianos y alemanes.
–F. M.: La estructura de las Fuerzas Armadas, ¿debería ser la que tenemos ahora? ¿Cuál sería el porcentaje que debería invertirse en hacer unas Fuerzas Armadas más eficaces y sostenibles?
–P.M.: Es un tema complejo. Hay tres factores: uno es la seguridad, otro es el sistema de Defensa y la doctrina que nos queramos dar, y la industria de Defensa. Los tres tienen que ver con esta decisión. La realidad me preocupa extraordinariamente. Cómo adaptamos permanentemente unas Fuerzas Armadas que necesitan formación –carreras de 35 años– a una realidad que cambia diariamente y a toda velocidad. Cómo adaptamos unos sistemas de armas que se tarda 20 años en poner en marcha a una realidad geoestratégica que cambia día a día. Cómo adaptamos una planificación financiera, de nuestro número de soldados a esa realidad. Es decir, es un proceso muy complejo de adaptación de la doctrina y de sus consecuencias a una realidad cambiante. Ése es el gran reto de las Fuerzas Armadas. Y los países sajones tienen una extraordinaria tradición de ser valientes en esos temas. Cuando hacen una revisión, la hacen a fondo. Tenemos que aprender de esa manera de hacer las cosas. Hemos hecho una directiva de Defensa nacional que en algo ya ha cambiado. Hemos sido valientes al decir: España es responsable de su seguridad. No lo es la OTAN ni la UE. Luego es la OTAN y la UE. Ese es el primer vuelco que hemos dado al concepto de cómo vemos la seguridad como servicio. No ha sido especialmente aceptado por determinadas maneras de ver las cosas políticamente, pero es bastante obvio que no se puede pedir que los demás suplan nuestras incompetencias. Las alianzas se rompen por el eslabón más débil. Ésa es nuestra obligación, con poco o mucho dinero. Supliremos la falta de recursos pero esa falta de recursos no puede ser estructural sino coyuntural. En eso está este ministro que le habla, mi equipo, las Fuerzas Armadas y ojalá en esto esté la sociedad española.

Fuente: LaRazon.es

Defensa dedicará el próximo año 4.054 millones de euros a gastos de personal, más del 75% de los 5.936,99 millones de euros de los que dispondrá, según los Presupuestos Generales del Estado para 2013 aprobados ayer por el Consejo de Ministros.

El recorte del 6,01% en los presupuestos del próximo año respecto a los de 2012 incrementa el desequilibrio entre los ocho capítulos en los que se divide el Presupuesto del Ministerio de Defensa, que en los últimos cinco años se ha acentuado, sobre todo, por la caída de los gastos en el capítulo de inversiones, que se ha reducido en más del 76% desde 2008, y porque el capítulo 1, personal, es el "menos flexible" para hacer ajustes.

Defensa dedicó en 2008 al capítulo 6, inversiones, 2038,26 millones de euros, casi el 25% de los 8.230 millones de euros de los que dispuso. Para el próximo año, Defensa ha previsto una partida de 484,68 millones, en la que no se contemplan los pagos de los programas especiales de armamento, para los que se supone que se ha presupuestado, como se hizo este año, una cantidad que cubre los gastos operativos por participar en dichos programas. La cuantía que se asumirá dependerá de la negociaciones que lleva a cabo Defensa para "reconducir" los casi 30.000 millones de euros en los que se estima la conocida como "deuda de Defensa".

Más presupuesto o menos efectivos, la solución para equilibrar los capítulos

El 17 de abril comparecieron en Comisión de Defensa para analizar los presupuestos de 2012 el Secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, la Subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez Alcahud, y el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Fernando García Sánchez. Los tres coincidieron en que era necesario subsanar las diferencias entre los diferentes capítulos del presupuesto y el JEMAD insistió en la necesidad de las "reformas e incremento presupuestario que permitan en el 2025" llegar a un equilibrio.

La reducción del peso de los gastos de personal tiene dos soluciones: el aumento de las partidas en los demás capítulos, lo que significaría incrementar el presupuesto de Defensa, o la reducción de los efectivos de las Fuerzas Armadas. En una coyuntura de crisis, con un presupuesto de Defensa que ha caído casi un 28% en los último cinco años, la primera solución parece más que complicada.

La subsecretaría de Defensa explicó en abril que los efectivos para este año eran 126.541, 3.402 menos que en 2011. El número de efectivos de las Fuerzas Armadas para 2013 quedará fijado en los Presupuestos, pero la ausencia de convocatorias este año de nuevas plazas de tropa y marinería, una escala que podría ver como sus efectivos bajan de 80.000, harán disminuir estas cifras. Y lo lógico es que sigan reduciéndose, según las palabras del JEMAD, que dijo que "deberán ajustarse con las previsiones de Fuerzas Armadas que se establezcan a largo plazo", es decir, según su informe "Visión 2025".

El capítulo 2 se reduce en más del 15%

El capítulo 2 de los presupuestos de Defensa, el dedicado a los gastos corrientes, dispondrá de 740,27 millones de euros, una reducción del 15,38% respecto a este año y del 31,03% respecto a 2008, cuando se invirtieron 1073,29. Para el JEMAD, la importancia de este capítulo para el funcionamiento de las Fuerzas Armadas "es muy grande", ya que es "el motor de financiación de las actividades de preparación, instrucción y adiestramiento de la Fuerza", además del apartado del que dependen las horas de funcionamiento de los vehículos, los buques y los aviones.

A falta de conocer los detalles, es probable que Defensa haya seguido la línea de los recortes de este año, en los que se intentó que afectasen lo "menos posible" a la operatividad, según el secretario de Estado, Pedro Argüelles. De este capítulo depende la continuidad de la Academia Básica de Suboficiales de Talarn y el Centro de Formación de Tropa de Cáceres.

Los presupuestos para 2013 no incluyen la totalidad de los gastos previstos en misiones internacionales, en las que este año, según explicó el Secretario de Estado, se prevé que se inviertan 766 millones de euros. Las misiones, para las que en 2012 y 2011 se presupuestaron poco más de 14 millones de euros, se financian con el Fondo de Contingencia, un procedimiento que el Tribunal de Cuentas, en un informe del mes de julio, criticó por su "falta de rigor y realismo". El JEMAD, en su comparecencia en la Comisión, reconoció que estos fondos "han permitido alcanzar los niveles de operatividad adecuados de las unidades desplegadas", pero nunca deben ser "una medida sustitutoria de los presupuestos regulares".

El Ministerio de Defensa está ultimando la orden ministerial que regulará la participación de la Unidad Militar de Emergencias ante catástrofes ocurridas fuera de España, una posibilidad contemplada por su legislación, y ya puesta en práctica, que ahora se desarrollará y normalizará.

Así lo ha explicado el jefe de la UME, teniente general José Emilio Roldán, durante un encuentro informal con periodistas en el Cuartel General de esta unidad de las Fuerzas Armadas, en Torrejón de Ardoz (Madrid), con motivo de su próximo pase a la reserva.

Tras diez años desde su ascenso a general, de los que los últimos cuatro ha estado al frente de la UME, el teniente general Roldán dejará el servicio activo el próximo 27 de septiembre. Previsiblemente será relevado por el general Alberto Asarta Cuevas, actualmente asesor del jefe de la UME y quien en los últimos dos años ha sido jefe de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano (FINUL), al mando de más de 12.000 'cascos azules'.

El general Roldán se ha mostrado orgulloso de haber mandado esta unidad durante estos años y ha tenido unas palabras especiales de recuerdo para quien la puso en marcha, el exjefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra general Fulgencio Coll.

El jefe de la UME se marchará tras "el peor" verano de incendios al que han hecho frente los militares de esta unidad desde su creación, que les ha llevado a intervenir ante fuegos por toda la geografía nacional.

AHORA, POR ORDEN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Además, ha explicado que próximamente se aprobará la orden ministerial que regulará posibles intervenciones de la UME en catástrofes en el exterior, misiones que están en la "vocación" de esta unidad, según ha apuntado en varias ocasiones el general Roldán.

En la actualidad, el protocolo de intervención de la UME establece que entre las situaciones de emergencia ante las que puede intervenir estarán, además de incendios, contaminación del medio ambiente y riesgos naturales como inundaciones y terremotos, estará "cualquier otra que decida el Presidente del Gobierno".

Esta cláusula es la que permitió su participación en el terremoto ocurrido en Haití en enero de 2010, así como en incendios en Portugal y en Grecia, pero se pretende que la nueva orden ministerial desarrolle esta posibilidad y establezca los mecanismos adecuados para su activación.

En futuras intervenciones en el exterior la UME podrá enviar, a requerimiento de la ONU, su equipo USAR de búsqueda y rescate, que ha sido homologado recientemente por Naciones Unidas, tras un riguroso proceso de certificación.

Fuente: Europa Press

Diecinueve militares pertenecientes a la Brigada de Infantería Ligera 'Canarias' XVI, a la Jefatura de Tropas de Montaña y a la Brigada de Infantería Ligera 'Rey Alfonso XIII' de la Legión han sido reconocidos por el Ministerio de Defensa por sus acciones en Afganistán, en las que desplegaron, respectivamente, en las ASPFOR (el nombre de las Fuerzas españolas en Afganistán) XXVIII, XXIX y XXX.

Uno de ellos recibirá la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo, que se otorga, según el Reglamento general de recompensas militares, a los militares "que pongan de manifiesto dotes significadas de mando, serenidad o iniciativa frente a fuerzas hostiles o que traten de impedir el cumplimiento de la misión encomendada". Es uno de las mayores reconocimientos que se concede en la actualidad por acciones en operaciones.

El ministro Morenés también ha firmado la concesión de tres cruces con distintivo amarillo, concedidas "por acciones, hechos o servicios que entrañen grave riesgo y en los casos de lesiones graves o fallecimiento, como consecuencia de actos de servicio, siempre que impliquen una conducta meritoria". Además, seis militares recibirán la cruz al Mérito Militar con distintivo azul y nueve serán citados como distinguidos en la Orden General.

Defensa informa que estos militares sufrieron "acciones de hostigamiento o ataques con IED´s (artefactos explosivos improvisados, por sus siglas en inglés) por parte de la insurgencia, demostrando en todo momento su valor militar y espíritu de sacrificio" y señala que "varios militares españoles que resultaron heridos supieron mantener la serenidad requerida para no entorpecer la respuesta de sus compañeros en esos momentos críticos".


Fuente: Atenea Digital.es

Se llama Visión 2025, es un documento clasificado y está sobre la mesa del ministro de Defensa, Pedro Morenés, ya en su versión definitiva, desde hace pocas semanas. Su objetivo, en palabras de su autor, el jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), el almirante general Fernando García Sánchez, es diseñar un modelo de Fuerzas Armadas “ágiles, adaptables, sostenibles y tecnológicamente avanzadas” en el horizonte del primer cuarto del siglo XXI. De lo que se deduce que el modelo actual no es lo bastante ágil, adaptable ni tecnológicamente avanzado. Pero, sobre todo, no es económicamente sostenible.

En los últimos cuatro años, el presupuesto de Defensa se ha reducido en un 25%, unos 1.500 millones de euros, hasta rondar los 6.300 millones, equivalentes al 0,6% del PIB. Ello ha obligado a reducir drásticamente horas de vuelo, días de mar y ejercicios en el campo, así como a posponer obras de modernización y de mantenimiento, mientras el gasto de personal se disparaba hasta superar el 73% del total. En paralelo, se ha acumulado una deuda de más de 27.000 millones de euros derivada de los grandes programas de armamento que resulta imposible pagar. Ni con los presupuestos actuales ni con los previsibles.

Visión 2025

  • Los efectivos de las Fuerzas Armadas se reducirán en 20.000.
  • El Ejército de Tierra recortará 10.000 militares y la Armada y el Ejército del Aire 5.000 entre ambos.
  • Defensa prescindirá de 5.000 empleados civiles.
  • El plan se aplicará a lo largo de los próximos 13 años.
  • Se disolverán dos brigadas y se cerrarán arsenales y bases aéreas.
  • Se potenciarán los sistemas de mando y control, inteligencia o aviones no tripulados.

Para romper esta dinámica, que amenaza con hacer de los ejércitos un cascarón hueco e inoperante, Visión 2025 propone reducir 20.000 efectivos. Las Fuerzas Armadas cuentan con alrededor de 130.000 militares —83.000 soldados o marineros y 47.000 oficiales y suboficiales— y 25.000 civiles —6.000 funcionarios y 19.000 contratados laborales—, por lo que el recorte rondará el 13%.

Morenés se ha negado hasta ahora a hablar de reducciones de plantilla, alegando que estas deben ser la consecuencia y no la causa; y que hay que empezar por un análisis de los riesgos a los que se enfrenta la seguridad de España y los medios necesarios para afrontarlos. Pero lo cierto es que la mayor amenaza presente para la seguridad de los españoles es la crisis económica y que otros países se han adelantado a reducir drásticamente sus ejércitos. El último, uno tan poco sospechoso de pacifismo como Reino Unido.

La parte del león del recorte corresponderá al Ejército de Tierra, que deberá prescindir de 10.000 militares, el 50% del total; mientras que el Ejército del Aire y la Armada recortarán 5.000 entre ambos, y el 25% restante, otros 5.000, corresponderá al personal civil.

La idea es que la reducción se materialice a lo largo de 13 años, mediante la amortización de las plazas que queden vacantes y la reducción de los ingresos. De hecho, Defensa ya ha recortado de 83.000 a 81.000 el número de soldados y marineros en los presupuestos de este año y ha reducido en 600 los puestos de empleados civiles, por lo que la rebaja de 20.000 efectivos, que se calcula sobre las plantillas vigentes, podría ser menor en términos reales.

Esta fórmula es la menos traumática, pero presenta varios inconvenientes; el primero es que, mientras el ahorro derivado de recortar el número de soldados —a los que no se renueva su compromiso temporal— es inmediato, los efectos de reducir militares de carrera tardan años en apreciarse; el segundo es el progresivo aumento de edad, tal como se nota ya en la mayoría de empleos militares.

Se disolverán dos brigadas y se cerrarán arsenales y bases aéreas.

Para evitar que se agudice la macrocefalia y el envejecimiento de los ejércitos, Defensa deberá estimular la salida anticipada de los mandos militares sin perspectiva de ascenso. Hasta ahora solo se contempla el pase voluntario a la reserva, pero este resulta poco atractivo para los afectados con el actual panorama del mercado laboral; y escasamente rentable para Defensa, que debe seguir abonándoles hasta el 80% del sueldo. La idea es que dos tercios de los puestos militares que se reducirán, unos 10.000, correspondan a efectivos de tropa y marinería, y un tercio, hasta 5.000, a cuadros de mando: oficiales y suboficiales.

Lógicamente, el recorte de personal deberá plasmarse en una reorganización de las Fuerzas Armadas y en una reducción de estructuras, tanto en los cuarteles generales como en las unidades de combate y las de apoyo. Visión 2025 propone reducir de ocho a seis el número de brigadas con que cuenta el Ejército de Tierra, lo que obligaría a disolver dos. También aboga por cerrar arsenales e instalaciones de la Armada y clausurar un buen número de bases aéreas.

Pero no todos son recortes. Se trata de contar con un Ejército más pequeño pero mejor equipado y eso pasa por un plan de renovación del material que mejore sus capacidades en campos como mando y control, vigilancia y reconocimiento, inteligencia, transporte y ciberdefensa.

De hecho, Visión 2025 no es un plan de ahorro. Asume un periodo de fuertes ajustes que se prolongaría hasta 2015 e iría seguido de una recuperación del presupuesto de Defensa durante la siguiente década. El problema es que nadie garantiza que esta previsión vaya a cumplirse.

 

Fuente: ElPais

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar